Real Madrid y Barcelona rechazan cambios al clásico

Pese a los problemas en Cataluña

El Real Madrid y el FC Barcelona expresaron ayer su rechazo a un posible cambio de escenario para el clásico de liga previsto para el 26 de octubre en el Camp Nou, luego de que La Liga solicitó que se juegue en el Santiago Bernabéu, por la situación en Cataluña, pero ambos lo rechazan porque sería alterar la competición y dan como solución aplazar el partido.

El lunes, nueve líderes separatistas catalanes fueron condenados a entre nueve y 13 años de cárcel por su papel en un referendo ilegal y una posterior declaración de independencia fallida, provocando protestas y enfrentamientos en la región.

Pese a ello, el FC Barcelona no está dispuesto a que se cambie de escenario y aunque dispone de tres días para responder a la misma, el club catalán ya tiene decidido que no piensa aceptar la posibilidad de que se cambie el orden de los clásicos.

Mientras para el Real Madrid “no ha lugar a la permuta del estadio”, aunque sus servicios jurídicos están estudiando el caso antes de presentar un escrito con las alegaciones pertinentes ante el Comité de Competición de la RFEF, cuyo plazo expira el próximo lunes 21.