Reanundan hoy Playoffs

Tras acuerdo entre la liga y el sindicato de jugadores

‘Todas las partes acordaron’, señalan

LAKE BUENA VISTA, Florida (EFE).- La NBA y el sindicato de jugadores anunciaron que los ‘playoffs’ se reanudarán este sábado, tras dos días de aplazamiento en protesta por otro caso de brutalidad policial en el país que hizo víctima a un ciudadano de raza negra.

La directora ejecutiva de la NBPA, Michele Roberts, y el comisionado de la NBA, Adam Silver, destacaron las conversaciones constructivas que mantuvieron para promover en conjunto campañas sociales.

“Todas las partes acordaron reanudar los partidos de ‘playoffs’ de la NBA el sábado 29 de agosto con el entendimiento de que la liga junto con los jugadores trabajarán para promulgar tres compromisos”, dice el comunicado.

La NBA y sus jugadores se han comprometido a establecer una coalición en favor de la justicia social, con representantes de jugadores, entrenadores y gobernadores.

Todas las ciudades donde la Liga posee la arena, los gobernadores de los equipos trabajarán con funcionarios electorales locales para convertir las instalaciones en un lugar de votación para las elecciones generales de 2020 a fin de permitir una opción segura de votación en persona para comunidades vulnerables a COVID.

También se acordó que la liga promoverá anuncios publicitarios en cada partido de ‘playoffs’ que promuevan mayor participación cívica en las elecciones nacionales y locales.

“Esperamos la reanudación de los ‘playoffs’ y seguir trabajando juntos, en Orlando y en todos los mercados de equipos de la NBA, para impulsar un cambio significativo y sostenible”, concluye el comunicado.

 

EL DATO

El básquetbol masculino y femenino profesional reanuda sus actividades hoy en Estados Unidos tras las jornadas de protesta por un nuevo episodio de violencia racial policial contra un afroamericano.

La brutal agresión de la policía de Kenosha, Wisconsin, contra Jacob Blake, que recibió siete balazos en la espalda a la vista de sus hijos, reavivó la indignación, pero como suele decirse “el show debe seguir”.

Más aún en la cuna del capitalismo, cuando el espectáculo es todo menos gratuito y el negocio que se mueve a la par del deporte es millonario como sucede con la NBA, donde la moción para parar definitivamente la temporada finalmente no prosperó.

La poderosa Liga de básquetbol estadounidense, con el voto mayoritario de sus jugadores, decidió permanecer en su propia “burbuja” y se reanudará este sábado luego de tres días de protestas simbólicas.

Los duelos correspondientes a los “playoff” se reanudarán donde habían quedado y la indignación será guardada hasta el próximo hecho indignante, disimulada detrás de una serie de iniciativas en favor de la justicia social y la igualdad racial.

La cancha donde se jugarán los partidos servirá también para hacer campaña electoral de cara a las presidenciales de noviembre en las que Donald Trump intentará lograr un nuevo mandato compitiendo contra el candidato demócrata Joe Biden.

Tras el mal manejo de la crisis derivada de la pandemia de covid-19, muchos consideran improbable que lo logre, aunque hay quienes aseguran que Trump podría resultar reelecto de todos modos.

Un Trump que, molesto por las protestas en la NBA, consideró que la Liga “devino en una organización política”, según sus propias palabras, como si su rival en la carrera por la presidencia no fuese Biden sino LeBron James.

El astro de Los Angeles Lakers lo atacó con dureza desde las redes sociales al publicar un mensaje en el cual, sin nombrarlo, lo aludía al afirmar: “Fuck this man. Estamos hartos de este hombre. Exigimos un cambio”.

James es quien, aprovechando su popularidad, impulsa la campaña “More than a vote” (Más que un voto) que apela a un mayor compromiso cívico y a una mayor participación política de la comunidad afroestadounidense.

La más golpeada por la pandemia de Covid-19, que si bien no distingue entre clases sociales cuando infecta, provoca mayores daños en aquellos con menos recursos, y la más golpeada por la policía, como puede dar testimonio Blake.

No así George Floyd, asesinado en mayo pese a suplicarle clemencia a su verdugo y víctima también de la policía, en este caso de Minneapolis, adonde Trump envió a la Guardia Nacional para “reestablecer el orden” como volvió a hacerlo en Kenosha.

En Orlando, Florida, el virus también causó estragos, pero no impidió que se reanude la temporada de la NBA en una “burbuja” aislada del mundo y en las instalaciones de Disney World, multinacional que tradujo en despidos masivos la crisis derivada de la pandemia.

Patrones y empleados, en cambio, se pusieron de acuerdo para reanudar el básquetbol, según confirmaron el comisionado de la NBA, Adam Silver, y Michele Roberts, directora ejecutiva de la National Basketball Players Association, el sindicato.

Ambos anunciaron al unísimo la creación de una “coalición para la justicia social que estará representada por jugadores, entrenadores y gobernadores de las franquicias” y que tendrá distintas misiones.