Reclama Peña bullying a instituciones; ¿Quién se siente Graco?

Enrique Peña Nieto reconoció ayer que la sociedad tiene razón al reclamar en materia de seguridad y que los índices de delincuencia han aumentado en 2016 y 2017.

Admitió que la violencia ha regresado a los lugares donde había disminuido y que 2016 y 2017 “han sido años en donde lamentablemente la delincuencia o la inseguridad han cobrado nuevamente mayores espacios y donde no había violencia en el pasado y la vuelve a haber”.

Y reclamó que a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil que condenan, que critican y que hacen bullying sobre el trabajo de las instituciones del Estado.

En el Castillo de Chapultepec, aceptó que la violencia se presenta diariamente, pero aseguró, como ya lo ha hecho, que es sólo en zonas específicas, como diciendo que no en todo el país.

-No hemos llegado a las condiciones de seguridad a las que aspiramos, y, por el contrario, se está revirtiendo. En puntos muy particulares del país la violencia se ha convertido prácticamente en algo cotidiano y común.

El enfrentamiento entre integrantes de distintos grupos armados verdaderamente se ha vuelto un escenario de todos los días en varias regiones del país, dijo.

Recriminó que no se reconozca la labor de las Fuerzas Armadas, que tienen que actuar cada vez con protocolos de mayor rigor, con respeto a los derechos humanos.

-Y cuando se pone en duda, nadie sale a hablar por ellas, nadie sale a defenderlas, nadie habla, respalda y apoya la buena actuación de las policías. Las dejamos solas, las abandonamos.

Peña Nieto también recordó a los policías que ganan no más de cinco mil pesos mensuales en varios municipios del país.

Sí, leyó bien: cinco mil pesos mensuales.

– No queremos militarizar al país, pero, sin duda, estamos muy lejos de tener corporaciones robustas y sólidas en nuestra nación y hoy tenemos policías en varios municipios cuyos miembros no ganan más de cinco mil pesos al mes.

¿Y de verdad esperamos que den su vida y todo por enfrentar al crimen organizado?

Creo que no.

Perdón que lo diga, y aquí entramos en un problema todavía más grave y crítico. Queremos actuación responsable y eficaz de las instituciones a las que casi todos los días pretendemos desmoronar y, especialmente, a las policiacas.

Peña tiene razón cuando asegura que el crimen ha vuelto.

De hecho, jamás se fue.

Pasó los tres primeros años concentrado en las reformas e ignoró al crimen y a la violencia, crecientes.

Fijó, asesorado por el alguna vez llamado Mejor Policía del Mundo, Oscar Naranjo, 122 objetivos y suspendió la guerra desatada por Felipe Calderón Hinojosa.

Se borraron del discurso oficial las palabras levantón, decapitado, fosa, cártel, daño colateral y más.

Pero Ayotzinapa lo volvió a la realidad, en septiembre de 2014.

Y los legisladores no conocen la vergüenza.

La Ley de Seguridad Interior duerme en San Lázaro. Y en inminente año electoral es prácticamente imposible que pase.

La respuesta simple y llana sería no.

También  criticó la situación de los penales en todo el país, pero criticó a la sociedad por no importarle.

Dijo que no se invierte y que nadie reclama. Que los celadores no son corruptos siempre, sino que viven amenazados por los criminales.

¿Quién se siente Graco Ramírez?

¿Por qué maltratar así al rector de la UAEM, Alejandro Vera?

Tratarlo como un criminal, como un narcotraficante o como un secuestrador es muy grave.

Si se enriqueció con el billete oficial, que pague.

Pero si es una venganza del gobernador emanado de las filas del PRD, entonces se conocerá la verdad y tendrá que pagar, porque no será fácil que se lo perdonen.

Vera ha sido uno de los críticos más ácidos del mandatario morelense, a quien ha acusado de utilizar los recursos públicos para su beneficio.

Fiscal

Hoy se llevará a cabo el segundo round para emitir la convocatoria para elegir al nuevo titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade).

El jueves pasado se abortó la sesión por falta de quórum, ya que sólo había 63 senadores en el salón y se requieren 64 más  uno.  Difícil que salga.

Ayer comenzó

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) instaló ayer la Comisión Nacional de Procesos Internos, que actuará como árbitro en la selección de candidatos rumbo a 2018.

Se trata de un grupo de notables que, la neta, no conoce ni sus vecinos.

Enrique Ochoa Reza, líder de los tricolores, insiste en hablar un día sí y otro también de Andrés Manuel López Obrador.

El tabasqueño, ni le hace caso.

Ahí andaba Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México, por ser consejero.

Identificadas

Las tres diputadas cabecillas del grito “¡eeeh, puuto!”, la madrugada del viernes pasado en la discusión del gasto 2018 al también legislador de Morena, Ariel Juárez, son las siguientes:

Arlet Mólgora Glover, de Quintana Roo, e integrante de la comisión de equidad de género. Jasmine María Bugarín, de Nayarit, férrea combatiente de la discriminación; y Xitlalic Ceja García, integrante de la comisión contra la trata de personas.

Ellas son las delicadas y finas diputadas del PRI, que como si estuviesen en una cantina, gritaban al morenista. El les enviaba besos desde tribuna.

Vámonos: Carlos Bello, diputado del PAN, no tiene vergüenza: armó su informe legislativo en Tlalnepantla y alquilo piperos y microbuseros para dar acelerones y tocar el cláxon.

Pura contaminación para niños que en ese momento jugaban basquetbol en el deportivo Tlalli.

albermontmex@yahoo.es                @albermontex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *