Relatan senadores testimonios de mujeres violentadas o muertas

La presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa, refrendó el compromiso de la Cámara alta para erradicar la violencia contra las mujeres, “una de las grandes lesiones a los derechos humanos que persisten, se extiende y devastan al mundo actual”.

Como parte de la conmemoración del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Niñas y las Mujeres, 63 senadoras y senadores dieron lectura al testimonio de quienes han sido víctimas de ese flagelo.

La asamblea realizó una dinámica para dar voz a las víctimas por razones de género, desde su escaño, uno a uno, 63 legisladores, incluidos los coordinadores de Morena, Ricardo Monreal; PAN, Mauricio Kuri; PRI, Miguel Ángel Osorio; PVEM, Manuel Velasco; PRD, Miguel Ángel Mancera, y Movimiento Ciudadano, Dante Delgado; dieron lectura a los testimonios.

El más fuerte de los testimonios fue el reclamo de la senadora del PAN, Minerva Hernández, al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando expresó:

“El mejor indicador sobre la importancia que tiene sobre los temas de relevancia social para el gobierno es su asignación y ejercicio presupuestal, este año el programa para promover una atención y prevención de la violencia contra las mujeres se redujo en 68 por ciento, le recortaron 66 millones de pesos.

“En un país donde diariamente se asesinan a 9 mujeres, donde somos las principales víctimas de delitos sexuales, donde la violencia que se ejerce en nuestra contra va de severa a muy severa es una vergüenza que se recorten recursos, es una complicidad mezquina con la violencia”.

Luego Susana Harp, de Morena, expresó: “Soy Alicia, tengo 8 años. Mi familia me vendió por $20,000 pesos a un hombre de 20 años, quien abusó de mí, èl me obligó a consumir drogas y me prostituyó. Quedé embarazada antes de cumplir 12 años. Hui y volví a casa de mis padres solo para ser vendida otra vez”.

Josefina Vázquez Mota, del PAN, dijo: “Unos meses después, él y su hermano me asesinaron mientras mis hijos observaban los hechos; simularon que me había suicidado y como mi esposo es policía, hubo irregularidades en todo el proceso, absolviendo a mis asesinos, desechando el testimonio de mis hijos y declarando que me suicidé”.

“Soy Claudia, tengo 14 años, estoy en mi octavo mes de embarazo, mi pareja con ayuda de su madre me golpeó y estranguló hasta asesinarme. La hija que llevaba en mi vientre también murió”, leyó Geovanna Bañuelos, del PT.

En su turno, Malu Micher, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género, aseguró que no retrocederán en su exigencia de justicia para todas las mujeres, niñas y niños víctimas de violencia de género.

“Hoy senadoras y senadores -expresó- también somos el corazón de las que ya no laten, y desde ahí, gritamos: ¡larga vida a las mariposas!”, subrayó

Acusó a los ministerios públicos, a juezas y jueces de ser “ciegos en la justicia de género”, así como de no escuchar y revictimizar a quienes padecen este tipo de violencia.

En su oportunidad, Fernández Balboa dijo que estas agresiones son un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo y paz, sobre todo cuando se trivializan o quedan impunes.

Expresó que se crea una cultura generalizada en la que la violencia sexual se normaliza, se infravalora las mujeres, a las niñas y las comunidades y países enteros quedan fracturados.

Destacó que los efectos psicológicos adversos de esta violencia que, al igual que las consecuencias negativas para su salud sexual y reproductiva, afectan a las mujeres en toda etapa de sus vidas.

Alertó que todas las mujeres, en cualquier parte del mundo, pueden sufrir violencia de género, particularmente las más vulnerables: niñas, mujeres mayores, lesbianas, bisexuales y transgéneros, migrantes y refugiadas, indígenas, quienes viven con el VIH y discapacidades o aquellas en crisis humanitarias.

Por ello, asentó, las mujeres y hombres que conformamos la LXIV Legislatura tenemos un firme compromiso para erradicar esta pandemia que afecta nuestro país.

Reiteró que se va a hacer todo lo que está de nuestra parte para promover el empoderamiento de las mujeres y adoptar medidas apropiadas para eliminar toda discriminación y violencia basada en el género.

“La violencia contra las mujeres y niñas es una de las más grandes lesiones a los derechos humanos, que se extienden, persisten y devastan el mundo actual, debido a que la estigmatización y la vergüenza de las víctimas se producen en silencio”, manifestó.

Fernández Balboa también dio a conocer a la asamblea que el Senado de la República firmó el Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción de la Violencia de Género, en la Cámara de Senadores “seguimos combatiendo cualquier forma de violencia contra las mujeres”.