Renato Ibarra regresa al nido de las Águilas

Renato Ibarra regresa a Coapa. Los jugadores de las Águilas del América se presentaron el sábado en las instalaciones del club para realizarse las pruebas del Covid-19 y la sorpresa fue que entre los asistentes en el nido de las Águilas estuvo el volante ecuatoriano Renato Ibarra.

La noticia de la presencia de Ibarra en las canchas del América provocó el revuelo y la polémica, luego de que meses atrás el sudamericano se vio envuelto en un escándalo de violencia de género en contra de su pareja, Lucely Chalá, lo cual provocó que el jugador estuviera unos días en el Recluso Norte y posteriormente en el Reclusorio Oriente, del cual salió luego de llegar a un acuerdo con su pareja y de que ésta retirará los cargos. No obstante, esa situación provocó que las Águilas lo separaran del equipo.

Así, Renato llegó al club en su camioneta blanca e ingresó a las instalaciones para hacerse los exámenes de Covid-19.

¿PERDONADO?

Parece que luego de analizar la situación, la dirigencia de las Águilas ha perdonado a Renato Ibarra, aunque hasta el momento no se ha hecho un pronunciamiento oficial respecto al tema de parte del club ni del mismo entrenador Miguel Herrera.

Pero trasciende que, desde el comienzo del confinamiento, Renato ha entrenado a la par de sus compañeros.

Ibarra está a la espera de que la directiva americanista lo indulte luego de que en marzo el equipo anunció de manera oficial la separación del jugador ecuatoriano, luego de que Renato libró el cargo de “tentativa de aborto”, y sólo respondió al de “violencia familiar”.

Además, el jugador tiene contrato hasta el 2023, por lo que harían uso de él si no llega una buena oferta. De hecho, se mencionó que Pachuca, Toluca y Tigres, estarían interesados en sus servicios, pero el costo y el sueldo del jugador son elevados y aunado a la crisis que se vive por la pandemia de coronavirus, se hace más complicada su posible venta, por lo que podría quedarse y Miguel Herrera estaría haciendo uso del ecuatoriano, como es su deseo.