Reprocha Senado violencia incontrolada contra mujeres y niñas

El Senado condenó y guardó un minuto de silencio a la memoria de Fátima, la pequeña de 7 años que fue secuestrada al salir de la escuela, asesinada y su cuerpo hallado en calles de la alcaldía de Xochimilco el fin de semana pasado.

La presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández, a nombre del pleno senatorial, reprochó la violencia desatada de manera incontrolada contra mujeres y niñas, como el caso más abominable de Fátima.

La morenista recordó el feminicidio de Ingrid Escamilla, a quien su pareja sentimental asesinó en un departamento de la alcaldía de Gustavo A. Madero.

Hizo un llamado a las autoridades para que ni estos ni ningún otro crimen contra las mujeres queden sin castigo y coordinar estrategias eficaces, que abonen a un México sin violencia, en particular sin violencia de género.

“Al formular este pronunciamiento y como un gesto simbólico a favor de la vida y de rechazo a la muerte producida por manos criminales, las y los senadores ofrecemos un minuto de silencio a la niña Fátima a quien nadie debió arrancarle la vida que iniciada”, pidió.

Resaltó que esta legislatura se compromete en la construcción de un país con paz y justicia y ha legislado para proteger a las mujeres de toda forma de violencia, su vida, su libertad y su seguridad cuando hayan sido víctimas de delitos.

Dijo que el Senado trabajará en lo que le toca, para hacer prevalecer los derechos humanos de las mujeres y de todos los mexicanos.

Convocó a la sociedad para unirse, sin distinción de partidos y colores, en una causa fundamental para construir un México con justicia y sin violencia.

Ante los feminicidios de Fátima, Ingrid, Abril y de miles de mujeres y niñas, Movimiento Ciudadano (MC) exigió al gobierno federal a dejar las excusas, el “circo” del avión presidencial y se ponga a trabajar en implementar políticas públicas para combatir la violencia contra la mujer.

El senador de MC, Samuel García Sepúlveda, exhortó al presidente Andrés Manuel López Obrador, a enfrentar la realidad de los feminicidios en lugar de voltear al pasado y culpar al neoliberalismo.

“No hay mañanera, no hay show, ni circo, ni ganso, ni nada, que sirva de cortina de humo, de distracción a este Gobierno para atender el problema, déjese de ‘pejesadas’ y póngase a trabajar por las mujeres de México”, reprochó.

Afirmó que es un problema del presente y ya no se vale echar culpas, todo el teatro del avión presidencial y de las rifas, lamentablemente fue superado por una cruel realidad y se llama feminicidios en México.

Consideró que hubiera sido diferente que se convocara a los empresarios a un pacto contra la violencia a la mujer, en lugar de esa “tanda de tamales” ilegal.