Respira y cuenta hasta diez; ¿no que los estados decidían?

La violencia contra las mujeres se ha incrementado, sin duda, en la cuarentena, en el confinamiento.
Convivir 24 horas del día, toda la semana, todo el mes, con apenas algunas salidas para comprar alimento o a cumplir con obligaciones es difícil, complicado, asfixiante.
En la mayoría de los casos, además, tiene que hacerse en espacios no mayores a 60 metros cuadrados, donde el encierro es aún más desquiciante.
Y, entonces, surge la violencia.
Y, entonces, es la mayoría de las veces que el hombre abusa de mujeres, niños y adultos mayores, por cualquier motivo.
En marzo, cuando comenzó el Quédate en Casa, se incrementaron los casos de violencia doméstica.
Y esa violencia puede derivar, incluso, en un homicidio.
Un feminicidio.
En la entrega del martes cité cómo el maltrato, de por sí grave y en aumento, se ha agudizado con el confinamiento.
Le dije cómo Andrés Manuel López Obrador insiste en que su gobierno no es feminista, pero sí humanitario.
Y que el 90 por ciento de las llamadas de auxilio son falsas, incluidas las de mujeres en peligro.
Pero su gobierno desapareció los refugios para mujeres maltratadas y les quitó el apoyo económico por corrupción.
También le mencioné cómo según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), 335 mujeres fueron asesinadas en México en abril, de los que 267 fueron calificados como homicidios dolosos y 68 como feminicidios.
Desde 2015, las carpetas de investigación abiertas se dispararon de 478 hasta 987.
Los asesinatos crecieron 11.65 puntos en lo que va de 2020.
Ayer, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, presentaron la campaña contra la violencia por el confinamiento y de género.
Esta llama a respirar, a tranquilizarse y a contar hasta diez. Sí, al estilo de aquella campaña ochentera de Televisa que quedó en el subconsciente de todos.
Así como esa contra el abuso sexual, que sugería “cuéntaselo a quien más confianza le tengas”.
La penetración de la televisión es impresionante.
Por eso construye ídolos y líderes de opinión de la noche a la mañana.
Justo a seis días de que concluya el confinamiento y la etapa de Quédate en Casa, el 1 de junio, en algunos estados del país, la campaña llama a llevársela tranquis, tranquis.
“Antes de que la violencia se apodere de ti, antes de que te enojes con tu pareja, antes de que te desesperes: cuenta, cuenta, cuenta. Cuenta hasta 10 y saca la bandera blanca de la paz”, dicen videos y spots que inundarán los medios de comunicación conocidos y por conocer.
-La campaña ha venido desarrollándose en un diálogo con diferentes sectores y se vino afinando el mensaje. Estaba preparada con anticipación y en este diálogo se fue transformando para no estigmatizar y para no caer en los clichés a los que estamos acostumbrados cuando se aborda el tema de las mujeres. Por  eso nos llevó unas semanas más darla a conocer, dijo Ramírez Cuevas en la presentación.
-Hay algunas escenas, sí, donde la protagonista es una mujer, pero no olvidemos que hay violencia contra las niñas que se ejerce por parte de los adultos, sin importar el género, y también queríamos mostrarlo, añadió.
Se envía el mensaje de que se recurra al 911 para denunciar cualquier situación de violencia doméstica, de género.
Apenas se había lanzado, algunos grupos como Brujas del Mar, que convocó a aquel “El nueve nadie se mueve”, con motivo del Día Internacional de la Mujer, aseguraron que se utiliza a las mujeres como generadoras de violencia, cuando son las víctimas de ésta.
Y que se pide llamar al 911, cuando Andrés Manuel ha dicho que el 90 por ciento es falso.
Lo cierto es que el maltrato, las agresiones físicas o verbales contra las mujeres van en aumento y los hombres, criados bajo esa cultura machista de merezco todo, principalmente en casa, difícilmente lo reconocen.
¿No que los estados decidían?
Andrés Manuel López Obrador dijo que los gobernadores, los alcaldes, podrían decidir libremente cómo aplicar el regreso a la nueva normalidad, como le han llamado.
Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, lo secundó.
-No nos vamos a pelear. Si hay una autoridad municipal o estatal que, de acuerdo a las características propias de cada región, decide que no, no habrá controversia. No vamos a pelearnos ni a apostar a la separación, dijo Andrés Manuel ese día, 13 de mayo.
Ayer, muy activa, Olga Sánchez Cordero advirtió a los gobernadores que nel, que nomás sus chicharrones truenan y que habrá un solo semáforo nacional, porque, de lo contrario, sería, como dicen en el barrio, una pachanga.
-El semáforo debe ser semáforo federal. No podemos tener consideraciones de semáforos locales, porque entonces sería una descoordinación total en nuestro país, de cada quien tiene su propio semáforo, cada quien abre cuando quiere, cada quien cierra cuando quiere. No, dijo.
Y en la conferencia nocturna, López-Gatell también modificó el discurso, pero reiteró lo que afirmó desde el domingo:
-Hay un solo semáforo nacional, consensuado, precisamente para eso fue la reunión con los gobernadores. Los martes presentaremos los semáforos para los estados.
¿Qué calificación de riesgo se le dará a cada estado?
Será semanal.
Enrique Alfaro, de Jalisco; Cuauhtémoc Blanco, de Morelos; Luis Miguel Barbosa, de Puebla y principalmente; Diego Sinhué, de Guanajuato, por citar algunos, dicen que en sus estados abrirán cuando lo consideren menos riesgoso.
Así la coordinación gobierno federal-estados.
Vámonos: Esos ataúdes Covid, herméticos y antiescurrimiento, son una necesidad del mercado. Invento mexicano ante la crisis.
 albermontmex@yahoo.es     @albermontmex