Rigo es amor…y nostalgia

A 45 años de la llegada de Rigo Tovar a la capital, siguen los homenajes al llamado Idolo de las Multitudes

El pasado fin de semana se rindió un homenaje más al pionero de los grandes conciertos masivos y bailes populares, al oriundo de Matamoros, Tamaulipas, Rigoberto Tovar García, nacido un 29 de Marzo de 1946 y fallecido el 27 de Marzo de 2005. Desde luego que me refiero al llamado “¨Ídolo de las Multitudes”, al señor Rigo Tovar.

La oficina dirigida por Erick Solórzano “P-Ch-Representaciones”, celebró su 22 Aniversario y aprovechó para rendir tributo a Rigo Tovar, reuniendo a más de una decena de grupos, quienes interpretaron a su estilo algún éxito del llamado “Sirenito”. El evento se llevó a cabo en el “Lienzo Charro de La Viga” localizado en la colonia Agrícola Pantitlán de la CDMX, y en el homenaje estuvo presente la señora María Isabel Martínez viuda de Tovar, con quien REFLECTOR de OVACIONES platicó en exclusiva.

“Gracias Alex y gracias a este gran diario por el espacio y si, en realidad estoy gratamente sorprendida porque desde que llegué a este lienzo charro veo a grupos de distintos géneros musicales y cada uno de ellos va a interpretar, a su estilo, un tema de Rigo”, comenzó diciendo la señora Isabel.

Y en efecto, el Homenaje a Rigo Tovar inició con el grupo de Heavy Metal “Conjuro”, quienes adaptaron a su estilo el tema “Cómo será la mujer”; estuvo también “Normita Salazar y su Sonando” cantando “Cuando tu cariño”; la “Banda ADR” interpretó “La Sirenita”; el Grupo “Kumbié” le puso ritmo a “Monterrey”; el sinaloense JB a ritmo de banda se echó la melodía “Dónde te has ido mujer”, por su parte “Fer Sandoval y la Fenomenal Orquesta” interpretaron un popurrí con éxitos de Rigo a ritmo de salsa, y el grupo “Sexy Ritmo” igualmente recordando temas de Rigo Tovar.

Isabel Martínez viuda de Tovar dijo en exclusiva a este diario: “Es muy agradable darme cuenta que la música de Rigo Tovar no ha muerto. Él incursionó en todos los géneros. Su último disco fue con banda sinaloense, incluso a mi casa llegaba Rigo con Don Cruz Lizárraga. Este 2019 se cumplen 45 años de que Rigo llegó a la ciudad de México. Llegó en el año de 1974 y por eso este homenaje cobra mayor relevancia.”

¿Señora Isabel hay algún homenaje a Rigo que recuerde de manera especial?

“No tengo palabras para expresar cada vez que llegó a un lugar donde le rinden homenaje, la gente se le entrega y me piden les cuente algo sobre él. Rigo Tovar siempre decía: “Mi querido público”. Ahora me doy cuenta cuánto lo amaban o cuánto lo siguen amando, él nunca se equivocó. En alguna ocasión, cuando estaba en la cúspide de la fama, Rigo me dijo: “Mary, te puedo pedir algo. Ya se lo pedí a mi hermano Everardo también. Mira, si me llega a pasar algo, quiero que renten un avión y que lleven mi cuerpo a cada uno de los lugares en donde toqué, porque quiero que la gente me vea y que sea como la despedida aunque sea solo unos minutos, porque serían muchos lugares”.

Continúa narrando nuestra entrevistada: “Al poco tiempo de esta petición, mi cuñado Everardo murió y me quedé yo con esa encomienda. Desgraciadamente pasa el tiempo. Rigo se retira, las cosas cambian y cuando él fallece yo no pude cumplir ese deseo. El año 2016, sucede algo mágico. La Lotería Nacional emite un billete de lotería en homenaje a Rigo Tovar, eso fue algo muy especial para mí, ya que a través del billete Rigo llegó a todos los rincones de México y para mí, fue como cumplir ese deseo de volver a llegar a todo su público por medio del billete de lotería”.

Entre las anécdotas que la señora Isabel Martínez viuda de Tovar contó a REFLECTOR destaca el hecho de cómo lo conoció y cómo se casó con él.

“Conocí a Rigo por azares del destino. Estuve en un lugar en donde no debí estar, porque yo era una niña. Fui acompañando a mi cuñada que era de Matamoros, a un baile en el “Salón Jardín Corona”. Yo vivía en Matamoros. En el estacionamiento de ese salón, cuando bajamos del coche me lo presentaron los hermanos de mi cuñada, como eran amigos de Rigo y ellos nos llevaban, me lo presentaron. Yo tenía 13 años de edad y me casé en Matamoros con Rigo Tovar tres meses después de haberlo conocido cuando ya había cumplido los 14 años. Esto fue en el año de 1976, él tenía 2 años de haber llegado a México y a los 2 meses de casarnos llegó el éxito de “La sirenita”, a partir de ahí les puedo contar santo y seña de la vida de Rigo Tovar hasta el día en que falleció”, concluyó la señora Isabel Martínez.