Romo, Buenrostro y Nahle hartaron a Urzúa; Collado, el abogado de La Mafia del Poder

La renuncia del secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Manuel Urzúa Martínez, sacude nuevamente al gabinete y al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Su carta no sólo tiene alcance en lo económico por la naturaleza de su cargo, sino en lo político, porque exhibe las diferencias y los choques en el equipo presidencial y en las entrañas de la Cuarta Transformación en mero Palacio Nacional.

Tal como sucedió con Germán Martínez Cázares cuando dejó la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en mayo pasado, acusa injerencia, imposiciones y decisiones de gobierno sin sustento.

Es decir, de ocurrencias, de impulsos, de caprichos y sin análisis ni planeación.

En una misiva envenenada – también coincidencia con el senador del PAN, que volvió a la beca tras dejar el Seguro Social-, señala que le impusieron funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública y que esto fue motivado por “personajes influyentes del actual gobierno con patente conflicto de interés”.

¿A quién se refiere?

Es evidente que a Alfonso Romo Garza, jefe de la oficina de la Presidencia; a Raquel Buenrostro Sánchez, Oficial Mayor de la secretaría, y a Rocío Nahle García, secretaria de Energía.

Romo Garza ha hecho nombramientos en la banca de desarrollo y en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y opina de todo.

Buenrostro Sánchez es la encargada del dinero en el gobierno y a ella se atribuye la aplicación estricta de los recortes y liquidaciones de las diversas dependencias. La escasez de medicinas es, acaso, el caso más grave.

Fue alumna de Urzúa Martínez en el Colegio de México (Colmex), con quien trabajó en el gobierno del Distrito Federal en el sexenio de Andrés Manuel, cuando éste fue secretario de Finanzas.

Y Nahle García, responsable de la refinería en Dos Bocas y del rescate de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien como potro desbocado hace declaraciones y presenta proyectos guajiros.

-Discrepancias en materia económica hubo muchas, porque se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento, dice la misiva de Urzúa Martínez, que tuiteó al filo de las 11 de la mañana de ayer.

-Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia y libre de todo extremismo, de derecha o de izquierda.

Me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual Gobierno con un patente conflicto de interés, finaliza.

En el equipo de López Obrador hay grillas, diferencias.

En Palacio Nacional hay oficinas desde donde se emiten fuego amigo.

López Obrador nombró de inmediato a Arturo Herrera, subsecretario, quien también fue secretario de Finanzas en la capital y alumno de Urzúa en el Colmex.

Cabe destacar, además de la cara de preocupación del funcionario –después diría que fue intencional para enviar una señal de solemnidad– que motivó memes extraordinarios, que Herrera fue desmentido y exhibido dos veces por López Obrador en lo que va de este gobierno con la refinería y la tenencia.

– El (Urzúa) no está de acuerdo. Rechina y hay incomprensión o dudas, titubeos, incluso al interior del mismo gobierno, del mismo equipo, dijo.

 

Las reacciones

Los empresarios piden congruencia. La Coparmex, de Gustavo de Hoyos, se dice preocupada por la incapacidad. El CCE pide rigor técnico. El PRI, con Claudia Ruiz Massieu, y el PAN, con Marko Cortés, acusan ignorancia e incapacidad.

Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro y presidente de la Conago, dijo que debe ponerse atención a la renuncia, porque envía una señal de alerta.

 

El abogado de la Mafia del Poder

Juan Collado Mocelo, abogado de La Mafia del Poder, fue detenido ayer.

Comía en el Morton’s de Lomas de Chapultepec, con políticos entre los que destaca Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato petrolero.

En Palacio Nacional causaron molestia las fotografías de la boda de la hija del multimillonario abogado, amigo de Enrique Peña Nieto.

En esas imágenes se veía compartiendo mesa a Peña Nieto y a su novia Tania Ruiz, así como a ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) como Eduardo Medina Mora, Luis María Aguilar y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena. También a Raúl Salinas de Gortari –su hermano, Carlos Salinas, no fue–, a Diego Fernández de Cevallos y Romero Deschamps.  Todos, con el cantante Julio Iglesias.

López Obrador ha intensificado, poco a poco, la ofensiva contra el peñanietismo. Emilio Lozoya, ex director de Pemex, tiene orden de aprehensión por el caso Odebrecht, así como su esposa, su hermana y su madre.

 

Vámonos: La coordinadora del Verde en el Congreso de la CDMX, Teresa Ramos Arreola, tiene palomita: educación ambiental en las escuelas a partir del próximo ciclo escolar. Propuesta suya.

 

albermontmex@yahoo.es                              @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *