Sabía el niño manejar armas; disparó 9 veces, La Fiscalía dio a conocer los primeros peritajes

El estudiante de 11 años del Colegio Cervantes que mató a su maestra, baleó a sus compañeros y se suicidó, disparó con habilidad en al menos nueve ocasiones, lo que indica que sabía manejar armas.

La Fiscalía General de Justicia de Coahuila dio a conocer los primeros peritajes hechos en la escena del crimen, donde se encontraron 9 casquillos percutidos, 8 de calibre 40 y uno más de calibre 25 y no de calibre 22, como originalmente se había difundido.

La dependencia estatal detalló además que tras practicar la necropsia de ley obtuvo como resultado que las causas del fallecimiento de la profesora de 50 años de edad, fue a consecuencia de una hemorragia cerebral aguda, lesión de centros y órganos vitales y heridas producidas por proyectiles disparados por arma de fuego penetrantes de cráneo y tórax.

Por lo que respecta al menor de 11 años, falleció por una hemorragia cerebral aguda, lesión de centros vitales y una herida producida por proyectil disparada por arma de fuego que penetró el cráneo.

Asimismo, la Fiscalía de Coahuila detalló que en colaboración con la institución educativa se realizaron entrevistas al personal docente, administrativo, así como a familiares y amigos correspondientes al círculo cercano del menor.

“La Fiscalía General del Estado mantiene todos los esfuerzos institucionales, educativos y de inteligencia para el pronto esclarecimiento de estos hechos. Por las características del caso, y en apego al marco jurídico vigente, esta dependencia privilegia la protección de datos de prueba concurrentes en la investigación, manteniendo, por ahora, bajo reserva mayor información”, explicó.

Fuentes de la investigación detallaron además que se investiga cómo es que el menor de 11 años de edad, que cursaba el sexto año de primaria, obtuvo las armas con las que presuntamente disparó y la manera en que aprendió a usarlas.

Por ello, las autoridades ya indagan sus relaciones y contenidos en sus redes sociales, la información en su computadora y teléfono celular, a fin de determinar el móvil de estos hechos.

Mientras tanto, el Colegio Cervantes, donde se suscitó la tragedia, anunció que a partir del lunes se suspenden las clases y en su lugar personal especializado dará contención sicológica y emocional a los menores de edad que asisten a esa institución.

Con apoyo de especialistas procedentes de Nuevo León y Salamanca, España, se aplicará el llamado protocolo naranja, para atender a toda la comunidad del plantel a través de atención postraumática.

Ayer mismo y en total hermetismo fue velado el cuerpo del pequeño en una funeraria del centro de Torreón, mientras que su profesora fue velada en otro punto de la ciudad.