Se cuelgan las medallas; Sheinbaum endurece discurso y ¿diamantina o tiro?

Ana Gabriela Guevara se colgó ayer las medallas.

La exvelocista, directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), apareció, ahora sí, sonriente y hasta bromista.

Las 136 medallas, 37 de oro, son una marca para México en los juegos panamericanos. Y son un bocadillo suculento para cualquiera, difícil de resistir.

Sobre todo si antes de la competencia el panorama era gris, con recorte de becas, con escaso presupuesto y con cierre de instalaciones y eliminación de programas.

Y cuando se pronosticaban apenas 19 medallas de oro y no había uniformes, no había dinero para el hospedaje, no había ni para calcetas.

-Les adelanto que a partir del mes que entra entramos en números rojos. Ya no va a haber presupuesto para poder salir de agosto y hasta diciembre.

Y en pagos ya no hablemos de becas, tema sensible, sino ya no vamos a poder pagar luz. Ese es el escenario actual en cuanto al tema de recursos, dijo el 3 de julio en reunión con la comisión de Juventud y Deporte del Senado.

La corredora de 400 metros planos no se ha cansado de repetir que no hay dinero, recursos, billete para apoyar a los deportistas y ha asumido una posición que criticaba y denunciaba cuando ella competía.

Esas 136 medallas que consiguieron los mexicanos -vaya mediocridad a la que estamos acostumbrados, cuando Estados Unidos sumó 293 y Brasil 171- significan la mayor cantidad en la historia de los panamericanos.

Ana quiere ser gobernadora de Sonora, donde nació en la fronteriza Nogales, en 1977.

 

Sheinbaum ve provocación

Claudia Sheinbaum Pardo nació y creció en la protesta, en la grilla, en las calles. En la banda de la UNAM, del CEU.

Hoy, como jefa de gobierno, las censura y las llama provocación.

No le gustan las críticas, le incomodan.

La marcha de ayer de mujeres por la presunta violación cometida por cuatro policías contra una adolescente de diecisiete años en Azcapotzalco, así lo confirma.

-Fue una provocación, no una manifestación, dijo después de que las mujeres vandalizaran la sede de la Secretaría de Seguridad y el dizque búnker -que tiene cristales de azúcar- de la Procuraduría capitalina.

Más aún, después de que alguna de las inconformes arrojara por la espalda diamantina lila a Jesús Orta, amigo de Marcelo Ebrard Casaubon y secretario de Seguridad capitalina.

El discurso de la ex delegada en Tlalpan y ex esposa de Carlos Imaz Gispert, también formado en el CEU, se endureció ayer.

En conferencia, acompañada por Rosa Icela Rodríguez, su amiga y secretaria de Gobierno, dijo que no caerán en provocaciones, porque alguien quería que el gobierno respondiera con golpes y uso de violencia.

Independientemente del discurso y de la legítima exigencia de justicia de las mujeres, lo cierto es que esa facilidad con la que Orta fue bañado en diamantina muestra la fragilidad de su equipo de seguridad, porque bien podría haber sido otra sustancia, un agente químico, y, ¿por qué no?, un tiro.

Las mujeres pocas veces protestan y, muchas menos, lo hacen con tal fuerza y grado de violencia.

Un nuevo PRI

Alejandro Moreno Cárdenas es el nuevo dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Promete combatir la corrupción, eliminar vicios, plurinominales y más, pero, principalmente, regresar al PRIIO a Los Pinos en 2024

 

Vámonos: Urge.

 

albermontmex@yahoo.es              @albermontmex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *