Seis ex secretarios de Salud no pueden estar equivocados

Seis ex secretarios de Salud, seis, no pueden estar equivocados.

Sí, ya sé, Andrés Manuel López Obrador y subordinados dirán que todos son de la época del conservadurismo y del neoliberalismo.

De la mafia del poder y de un sistema de Salud que está -no estaba- en ruinas y que ha sido superado por el creciente número de derechohabientes.

Salomón Chertorivski Woldenberg, José Ángel Córdova Villalobos, Julio Frenk Mora, Mercedes Juan López, José Narro Robles y Guillermo Soberón Acevedo, todos exsecretarios de Salud, coinciden en que México paga muy caro una estrategia fallida que está a un paso de 70 mil muertos.

Todos, los seis, dicen que el gobierno mexicano se ha dedicado sólo a administrar y a normalizar la epidemia de coronavirus, que, como se ven los números, se dirige a los 200 mil muertos… o más.

La propuesta sugiere 127 mil pruebas semanales y el uso obligatorio de cubrebocas. Costaria unos 20 mil millones de pesos. Es un plan de 8 semanas.

Y conste que son expertos en la materia, no periodistas y analistas trasnochados, sabelotodo, zopilotes y conservadores, como los ha calificado, palabras más, palabras menos, Andrés Manuel y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

López-Gatell, una eminencia, ha dicho Andrés Manuel, junto al rebasado secretario, Jorge Alcocer Varela, en lugar de asumir una posición de humildad y reconocer que seis, sí, seis ex secretarios -no subsecretarios- de Salud le están diciendo que no se ha hecho nada o suficiente para enfrentar al virus, se burla de ellos e ironiza.

Dice el rockstar de la 4T que si la tenían -la fórmula mágica- debieron presentarla desde marzo, cuando apenas comenzaba la epidemia, y que, seguramente, ya entraron en contacto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) .

Bueno, hasta les sugirió, siempre con ironía, patentar esa fórmula mágica.

México está a nada de los 70 mil muertos, como señalé líneas arriba.

-Saliendo de aquí voy a buscar el documento, porque si en seis semanas se logra eliminar la epidemia…, dijo en su conferencia nocturna en Palacio Nacional.

Y sí, la estrategia ha sido y será la misma:

Que se mueren los que se tengan que morir.

Como dijo Charles Darwin: es la supervivencia del más apto.

Una selección natural.

Habrá quien se contagie y resista.

Habrá quien se contagie, enferme y se recupere.

Habrá quien se contagie, enferme y muera.

Sí, como dicen seis expertos: sólo se normaliza la catástrofe.

 

¿Y ahora cuál es el pretexto?

La instalación de la Guardia Nacional en Metepec, Estado de México, se ha convertido en una serie que ni en Netflix se encuentra.

Cuando todo creían haber visto el último capítulo, el final de la historia,  ¡saz! que se meten los representantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el cabildo del municipio para intentar boicotear el acuerdo.

Vecinos de zonas residenciales en las inmediaciones del Barrio de San Miguel y La Virgen, entre otras, se han unido a los citados priistas para impedir, de nuevo, la llegada de la Guardia Nacional en una zona que hasta especialistas urbanos consideran idóneo.

¿Cuál es el objetivo?

Mayor seguridad en la zona.

¡Ah!, pero el objetivo en plena etapa electoral es pegarle al gobierno de Gabriela Gamboa acusándola de una presunta deforestación de un parque para la construcción del cuartel de operaciones de la fuerza federal

En la primera parte de la serie -recuerde el símil con Netflix- los grillos, perdón inconformes, pedían que se construyera la base en un espacio del gobierno del Estado de México.

La propuesta del gobernador Alfredo del Mazo fue escuchada y se anunció el inicio de obras en un terreno propiedad del Estado.

Ahora, a esperar que los presuntos inconformes, que se opusieron a la Guardia Nacional en La Pila, protesten contra el ejecutivo estatal y su determinación, lo que parece poco probable por ser militantes del tricolor.

 

Vámonos:  ¿Quién manda en los locales que se alquilan o concesionan en el Metro?

Es un botín de millones de pesos.

 

albermontmex@yahoo.es        @albermontmex