Sí, el juez es sobrino de Padierna, pero Robles no es una víctima

Sí, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna es sobrino de Dolores Padierna Luna.

La diputada de Morena y vicepresidenta de la Cámara confirmó ayer en twitter la primicia de Día Hábil, publicada el miércoles y reproducida el jueves por varios medios y columnistas (sin el debido crédito, por cierto).

¿Y si hubiese sido al contrario? En fin.

La importancia del lazo familiar es por el eventual conflicto de interés, debido a la añeja disputa entre Rosario Robles y el matrimonio Dolores Padierna Luna-René Bejarano Martínez, fundador de la corriente, tribu o pandilla Izquierda Democrática Nacional (IDN) en el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En 2004, la hoy reclusa participó en la filtración de los videos en los que aparece Bejarano embolsándose miles de dólares y hasta las ligas en las oficinas de Carlos Agustín Ahumada Kurtz, novio argentino-mexicano de Rosario.

Desde entonces, ha sido vista como adversaria, trepadora y traicionera.

Y desde entonces, su relación con Andrés Manuel López Obrador está rota.

Y que quede claro: aquí no se trata de defender a Rosario -como sucede con varios medios y comunicadores – quien, según la información y documentos que aporta la investigación de Animal Político de Daniel Moreno Chávez, tras la denuncia de Mexicano Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) sobre la llamada Estafa Maestra y declaraciones varias, parece estar implicada hasta el cuello.

Robles Berlanga es parte de una maquinación absolutamente delictiva y cínica, ideada por una mente brillante: desviar 8 mil millones de pesos de programas sociales a objetivos hasta ahora no esclarecidos.

Pudo ser a campañas, como cuando la acusaron de financiar Veracruz y Enrique Peña Nieto lanzó aquel “Rosario, no te preocupes, hay que aguantar”.

O a las cuentas bancarias personales de funcionarios que, parafraseando a Andrés Manuel, enloquecen y pierden el piso; compran mansiones, autos de lujo y alquilan hasta chofer.

Porque, de nuevo citándolo, esa cantidad de dinero no pudo ser movida o administrada sin que el presidente estuviese enterado, y el presidente era… Peña Nieto.

Ahumada Kurtz asegura en su libro Derecho de Réplica que Rosario le acompañó a la casa de Carlos Salinas de Gortari a reunirse con Diego Fernández de Cevallos para entregar los videos y afectar el proyecto presidencial de Andrés Manuel en 2006.

Bejarano, secretario particular de López Obrador en el extinto Gobierno del Distrito Federal (GDF) y expresidente de la Asamblea Legislativa, se fue a la cárcel. Ocho meses en el Reclusorio Sur.

Padierna Luna ha visto siempre a Rosario como la culpable de que su esposo estuviese preso.

¿Debió excusarse Delgadillo Padierna en el caso? Sí.

Podrán argumentar él y su tía que los casos le han sido asignados al azar.

Que su carrera es limpia y que su llegada al cargo ha sido gracias a su esfuerzo.

Seguramente.

Pero su actuar, sus dichos y su posición, según los abogados que ya debía haber despedido Rosario por ineficientes -no les saltó el apellido Padierna, por ejemplo-; es cuando menos extraño.

No común en un juez.

La experimentada política cometió un error:

-Llegó el momento de la justicia. Tarde, pero llegó, en cuanto se conoció que Robles fue enviada a Santa Martha.

Ayer, se negó a declarar, primero. Luego, cuando era ya tendencia en twitter, tuiteó:

– Con respecto a las versiones periodísticas relacionadas con el Juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna aclaro que él es hijo de mi hermana Guadalupe. Que los casos que le han correspondido atender le han sido asignados al azar.

El juez, de 41 años, es hijo de María Guadalupe Padierna Luna y de Felipe Delgadillo.

No, Rosario no es una víctima.

Su vida política ha sido siempre de escándalo. Manejo irregular del dinero, gusto por el lujo y la frivolidad y, sobre todo, deslealtad.

Así llegó al gobierno de Enrique Peña Nieto.

Así se le recuerda, con sus carcajadas con las que mostraba la seguridad que da sentirse protegida por el presidente en turno.

El Consejo de la Judicatura Federal deberá decidir si existe conflicto de interés y si el juez debe ser sancionado, amonestado o no

 

Vámonos:

-No nos colgamos medallas, dice Andrés Manuel.

Pero Ana Gabriela Guevara, que sueña con ser gobernadora de Sonora, le colgó una.

 

albermontmex@yahoo.es     @albermontmex

One Comments

  1. Reply Post By CARLOS

    En política, el tiempo es el cruel enemigo. llega implacable…a todos. La cola es mas larga que el cuerpo. Politica…uf!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *