Sí hay dinero

En sus conferencias mañaneras el presidente López Obrador ha marcado, una a una, las líneas políticas de su administración y esta semana aclaró que las condonaciones de impuestos, prolijas de los sexenios pasados, en este no habrá.
Parecería medida menos que solo atañe a algunas empresas beneficiadas, pero estudios de la Secretaria de Hacienda reflejan que los montos son extremadamente elevados.
Se estima que el Gobierno Federal podría recaudar hasta 774 mil 436 millones de pesos si no condona tributos y utiliza sus recursos legales para recuperar los créditos fiscales requeridos.
Es por eso que el Presidente de la República está tranquilo en cuanto a la suficiencia presupuestal para cubrir sus programas sociales y de gobierno en este 2019 y advirtió que enviará una iniciativa para definitivamente eliminar esas condonaciones.
Los 774 mil millones de pesos, eventualmente recaudados, podrían servir para cubrir los vencimientos de deuda de Pemex en el año y financiar, no una sino dos refinerías como la de Dos Bocas, en Tabasco.
Cabe aclarar que la captación de los millonarios adeudos fiscales no es cosa fácil ni pronta que puede llevar a procesos legales que podrían tardar años en resolverse.
Estos recursos, sin embargo, ahí están y si tardan mucho en obtenerlos, podrían inflarse por las actualizaciones y recargos que la ley marca, es mucho lo que está en juego en créditos fiscales y también lo que no será condonado, ojalá los empresarios y grandes contribuyentes actúen con responsabilidad en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones fiscales y no pretendan iniciar una guerra sucia contra un gobierno que quiere aplicar la ley.

SUSURROS
Para seguir con los asuntos fiscales, en el Congreso se pretende hacer una Ley Digital que obligaría a pagar impuestos a plataformas de internet como Airbnb, con lo que además de aumentar la recaudación se acabaría con la competencia desleal a hoteles y casa de huéspedes establecidos.
Airbnb es una plataforma mediante la cual los particulares poseedores de casas y cuartos de alquiler ofrecen hospedaje a otros particulares por medio de las redes, sin pagar un solo peso de impuestos ni como empresa mediadora ni como arrendadores.
A esta pretensión recaudadora se suman la negociaciones de gobiernos de algunos estados, la Ciudad de México incluida, lleva acabo con otras plataformas como Uber, Cabify, Didi y otras que aunque ya aportan algo a las tesorerías locales podrían ser sujetas a un control fiscal más severo hasta igualarlos a las de otras empresas.
Todo esto, sin necesidad de establecer una reforma fiscal, recurso que pudiera emplearse en dos o tres años si la situación económica lo reclama.

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *