¿Sirve el CISEN?

Por Salvador Martínez G.

Mucho se ha criticado la anunciada desaparición del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), la agencia de inteligencia dependiente de la Secretaría de Gobernación, que poca eficiencia ha manifestado ante los muchos problemas políticos y sociales del país.

El estallamiento de la violencia en la Ciudad Universitaria, el lunes de la pasada semana, y la notoria influencia de fuerzas ajenas a la UNAM, abría la oportunidad al CISEN de dar pruebas de su eficiencia y necesidad, para que diera cuenta de quien o quienes eran y son los articuladores de los ataques a estudiantes.

Sin embargo no se ha sabido que Jacqueline Moreno, secretaria general del Cisen, haya aportado algo para recuperar la normalidad en la UNAM, en su encuentro la pasada semana con el titular de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida y el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales.

Tuvo que ser la intervención directa del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, con un sumiso Enrique Graue (como rector de la Máxima Casa de Estudios, ha dado mucho qué desear), quien marcara las pautas a seguir para contener el problema.

De Graue dependerá que la situación en la universidad, por lo pronto amainada, tenga cauces de solución y no se complique con dos aniversarios de alto contenido político que se aproximan, la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, el 27 de septiembre de 2014 y la matanza del 2 de octubre de 1968.

Y decimos que de Graue dependerá, porque él sabe bien cuáles son los agravios sufridos de su parte por la comunidad universitaria, como el cierra de las ventanillas escolares de cobro por ciclo escolar a los estudiantes del CCH para obligarlos a depositar en bancos -pero cien veces más-, el ausentismo y carencia de maestros, así como la falta de aulas, entre otras fallas de corte académico.

Además están otros graves problemas incorporados o tolerados por el Rector, como el nombramiento en puestos de alta dirección universitaria de profesionales egresados de otras casas de estudio y no de la UNAM, el desplazamiento de investigadores y académico con décadas de cátedra, y la inseguridad que estudiantes, maestros y trabajadores de la Universidad sufren día a día.

Para cerrar los conflictos sufridos desde años atrás por los universitarios se encuentran el acoso a féminas en el campus y las aulas, que ha llegada hasta violaciones y asesinato, sin olvidar la proliferación de vendedores de drogas en todos los planteles.

Todo ello ha permitido, fomentado o tolerado el rector Graue, por eso ahora toca a él resolverlo o se tendrá que retirar de la rectoría.

SUSURROS

El futuro de Donald Trump está en juego ante lo publicado por el New York Times en carta anónima, supuestamente de un alto colaborador de la Casa Blanca, y la eminente salida del libro de Bob Woodward, sobre la triste actuación del famoso magnate, como Presidente del país más poderoso de la tierra.

En México, los medios impulsan el gozo ante la desgracia del republicano que puede ser sometido a impeachment (juicio al interior de su gobierno), hasta hacerlo caer; lo que hace ya muy poco probable que su partido pueda ganar en los comicios de noviembre en que se renuevan la totalidad de los congresistas y la tercera parte de los senadores.

Piensan muchos aquí, que la anhelada caída de Trump, sólo traerá bendiciones a México, pero no entienden los nocivos efectos que puede traer a nuestro país y al mundo entero una caída abrupta del Presidente de Estados Unidos. ¡Cuidado!

Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *