Socio mayor

Las relaciones con Estados Unidos han sido por siempre complicadas y esta administración no podía ser la excepción ni en lo político ni en lo económico. Una frontera que nos une por tres mil kilómetros y una gran distancia entre dos pueblos, culturas y niveles económicos.
Se pensó que Donald Trump y López Obrador entrarían en colisión, pero no se fue así, la errática política de Washington es estridente pero no ha llegado a la plena confrontación.
En tanto el presidente mexicano ha optado por la prudencia, sabedor de lo mucho que se depende del vecino del norte en lo económico y comercial.
Curiosamente en este marco de amenazas y tolerancias, México ha logrado ser el principal socio de Estados Unidos por primera vez en la historia, durante el primer bimestre de este año.
El valor total de las exportaciones e importaciones llego a 97 mil 418 millones de dólares, con lo que superó a China y Canadá.
Esto se explica por la guerra comercial entre Estados Unidos y China que frenó el tráfico de mercancías entre ambas naciones, el país asiático retrocedido al tercer lugar, luego de México y Canadá.
El valor del intercambio comercial entre Estados Unidos y China fue de 90 mil 366 millones de dólares 13.5 por ciento menos que el año anterior, mientras que México aumento en 3.4 por ciento el volumen comercial.
Esto permitió un superávit de México por 13 mil 171 millones de dólares, cifra sin precedente, mayor en 29 por ciento a la de 2018.
Las cifras son positivas pero lo más importante es que la tendencia se mantenga con el nuevo tratado comercial, actualmente en proceso de aprobación con algunas complicaciones, principalmente en Estados Unidos, por el lado demócrata.
El TMEC determina algunos cambios sustanciales en el comercio bilateral, principalmente para la industria automotriz, y en el ámbito laboral con cambios significativos en México que permitirán el incremento salarial y el fortalecimiento de la sindicalización.
Habrá que ver cuáles son los efectos en la praxis que el nuevo convenio comercial trilateral arroja en el volumen de las importaciones y exportaciones en América del Norte.
SUSURROS
Justamente los demócratas en estados Unidos, más de 80 congresistas, enviaron al representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, una senda carta para exigir que el anexo 23 del TMEC, sea más severamente exigible.
Este anexo es el relativo a la materia laboral que aún no ha sido aprobado en México y cuya discusión se prevé para esa semana en el Senado de la Republica.
La promulgación del nuevo marco legal laboral es condición obligada por Estados Unidos para la firma del nuevo tratado, por lo que no puede haber dilación alguna aquí. Esta semana es crucial.
Email: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz
oooOooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *