¿Son mejores los tenistas de ahora que los de antes?…

Hace algunos días, platicando por teléfono con un viejo amigo tenista, hablábamos de varios temas relacionados con el tenis, y como en muchas otras pláticas entre tenistas, surgió la típica y eterna discusión: ¿Los tenistas de hoy en día son mejores que los de antes? Claro que hablábamos de los grandes campeones, no de los del montón. Comparábamos a Laver, Smith, Ashe, Connors, Borg, McEnroe, entre otros, contra el famoso Big 3 (Federer, Djokovic y Nadal) … ¿Ustedes que creen?

 

¿Se pueden comparar distintas épocas?

Ya sé que muchos de ustedes pensarán que NO, que son épocas distintas y no se pueden comparar. Eso mismo me dijo mi amigo, pero reflexionando profundamente acerca de ello, ya no lo creo así. ¿Por qué? El primer argumento que defienden los tenistas de “La Vieja Guardia”, es que no se pueden comparar distintas Eras, ya que la tecnología de las raquetas, así como la evolución de los sistemas de entrenamiento, alimentación y diversos factores más que los tenistas de hoy en día tienen, antes no los tenían. Sumado a que antes el tenis y los deportes en general no tenían el nivel de profesionalismo de hoy, por ende, los tenistas de antaño no vivían de él, dedicándole solo una parte de su tiempo, más no todo el tiempo como lo hacen ahora. Hasta ahí todo suena muy lógico, pero se olvidan de algo muy simple. Y es que los tenistas de hoy en día, no juegan contra los de antes, ¿Qué quiero decir con esto? Que cada quien compitió en las mismas circunstancias contra jugadores de su tiempo. Por poner un ejemplo, si Rafa Nadal se enfrentara hoy contra Connors o Laver, jugando cada uno con sus raquetas y entrenados también cada uno de ellos conforme a su época, entonces si habría ventaja para Nadal. Pero no, Rafa compite actualmente en las mismas condiciones que sus rivales, tal como lo hacía Connors y Laver, por lo que entonces esas diferencias no aplican. ¡Si se pueden comparar y la balanza se inclina a los de hoy!

 

¡Otros deportes sustentan mi argumento!…

Para soportar mejor mi argumento y se den una mejor idea que la tecnología deportiva, la profesionalización del deporte y demás avances no tienen NADA que ver para poder decidir quiénes fueron mejores, si los de antes o los de hoy, analicemos brevemente 3 deportes: Fútbol, Basquetbol y Béisbol. En el primero, hace décadas había muchísimos extraordinarios jugadores: Pelé, Garrincha, Maradona, Beckerbauer, Platini, entre muchos más. Ahora de ese nivel solo tenemos a Messi y Ronaldo, de ahí en fuera no hay nadie que se les acerque, y eso que la tecnología en nuevos zapatos y balones ha evolucionado enormemente, pero ahora la competencia es tan feroz, que difícilmente veremos jugadores que destaquen como los de antaño. En el Basquetbol, sin duda Michael Jordan es la máxima referencia, pero también existieron superdotados como Wilt Chamberlain, “Magic Johson, Larry Bird, Shaquile Oneil, etc. Todos ellos jugaron hace décadas. Hoy en día solo tenemos a Lebrón James y párale de contar. A pesar del gran avance tecnológico en los tenis y balones. En el Béisbol, pasa lo mismo o peor aún, ya que quien puede olvidar al gran Babe Ruth, y eso que ninguno de nosotros lo vimos jugar, pero sabemos de su legado por lo grande que fue. Él aun ostenta varios records, a pesar de haber jugado hace más de 60 años. En este mismo deporte existieron extraordinarios jugadores que se volvieron leyendas como Lou Gehrig, o el gran pitcher Sandy Koufax. Ahora, no me viene a la mente un beisbolista que si quiera se les acerque, a pesar del gran avance en los bats y en las pelotas, que las hacen más livianas y cómodas… ¿Así o más claro?

 

¡Conclusión!…

La conclusión que podemos sacar de todo lo anterior expuesto, es que la tecnología y la ciencia aplicada al deporte, NADA tiene que ver con juzgar quien o quienes fueron mejores, para eso están las estadísticas. Al contrario, estos tiempos son mucho más difíciles, ya que la competencia es mucho más dura, al haber muchos más jugadores, por lo que el deporte se ha profesionalizado al máximo.

Debido a lo anterior, es que cada vez será más difícil que un deportista sobresalga de los demás, triste, pero cierto. Por eso es que no hay punto de comparación entre los grandes campeones de antes, en contra de los 3 fenómenos actuales. Aquellos grandes tenistas de antaño, fueron y serán leyendas, su lugar en la historia lo tienen asegurado y nadie se los quitará, pero lo que estamos viendo con el Big 3 es simplemente increíble, son jugadores de otro planeta y más en estos tiempos de voraz competencia. Los números no mienten, sus cifras, sus records y campeonatos los avalan. Por ello rindámonos ante los mejores y más grandes tenistas de todos los tiempos, el Big 3, que además y, por si fuera poco, coexisten, lo que también en ningún otro deporte profesional se ha dado en la historia…… ¡El Big 3 es mejor, infinitamente mejor que los de antes!