‘Soy torero y lo volveré a hacer’

José Luis Angelino y la suerte a portagayola

Sale del hospital pero debe guardar absoluto reposo

El diestro José Luis Angelino, quien la noche del pasado sábado sufrió duros golpes al recibir a portagayola al segundo toro de su lote en la Plaza Jorge Ranchero Aguilar de Tlaxcala salió ayer del hospital.

‘Tengo un par de inflamaciones en el cerebro y me han dado mucho medicamento para evitar algo más complicado. Si no hay nada difícil al rato salgo del hospital, ya me quiero ir a la casa’, confesaba por la mañana.

Torero enrazado, recuerda los momentos previos a que saltara al ruedo el toro que lo lesionó: ‘Ya se me habían ido por delante mis alternantes y eso es algo que te pica el orgullo. Tenía muy claro que algo iba a pasar esa noche, me hubiera gustado el triunfo pero me fui a la enfermería. Lo importante es que no pasé inadvertido’.

Es la segunda ocasión, en poco tiempo, que al pegar un lance de rodillas en un festejo nocturno no sale bien librado. Al respecto, comenta: ‘Algo similar me pasó en Huamantla con un toro de Piedras Negras. Son gajes del oficio y aunque quizá el toro salga deslumbrado al ser de noche y no vea de primera impresión por las luces artificiales, yo como torero, tengo la obligación de salir a dejar la vida en el ruedo y sí, seguiré recibiendo a mis toros a portagayola’.

El valiente diestro tiene contemplado reaparecer el lunes 24 de este mes en la corrida tradicional de Emiliano Zapata, Tlaxcala, donde sostendrá un interesante mano a mano con su hermano, el también matador de toros Angelino de Arriaga.

 

REPOSA EN CASA

Un par de horas después de la entrevista con este medio, el torero de Apizaco, como tenía previsto, abandonó el sanatorio para continuar con el reposo en el calor de su hogar.

El doctor José Antonio Zamora Lomelí y su equipo consideraron conveniente que continúe con su recuperación en casa pues a pesar de la seriedad del golpe recibido en la parte inferior de la cabeza, los signos de recuperación son bastante buenos.

Tendrá que guardar reposo absoluto por diez días y ser valorado nuevamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *