Sube inflación a 4.38%, cifra mayor a lo previsto

Transporte aéreo, aguacate y cebolla catapultan precios

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer que en la primera quincena de abril, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una disminución de apenas 0.03 por ciento frente a la quincena inmediata anterior, lo que resultó en una tasa de inflación anual de 4.38 por ciento.

Indicó que la inflación de 4.38 por ciento es mayor respecto a la primera quincena de marzo, cuando se ubicó en 3.95 por ciento; mientras que en el mismo periodo de 2018, la inflación fue mayor pues se ubicó en 4.69 por ciento anual.

El Banco de México ha hecho referencia de que la inflación subyacente ha tenido dificultad para bajar del nivel de 3.6 por ciento, por lo que el dato de la primera quincena de abril indica que persisten los riesgos al alza.

El índice de precios subyacente se incrementó 0.40 por ciento quincenal y 3.94 por ciento anual; en tanto que el índice de precios no subyacente retrocedió 1.32 por ciento, colocando su tasa anual en 5.77 por ciento.

Cabe destacar que la inflación fue resultado del alza en el precio de transporte aéreo, servicios turísticos en paquete, aguacate y cebolla, entre otros.

Mientras que los productos a la baja fueron electricidad, jitomate, chile serrano y pepino.

En tanto, el Índice de Precios de la Canasta Básica reportó un descenso de 0.70 por ciento quincenal, así como un alza anual de 4.56 por ciento.

Observó el INEGI que en la misma quincena de 2018 las variaciones fueron de menos 0.87 y de 6.40 por ciento, respectivamente.

Las entidades federativas con variación por arriba de la nacional durante la primera quincena de abril fueron Jalisco, Morelos, Querétaro, Baja California y Ciudad de México.

Y las que presentaron una variación por debajo son Coahuila, Tabasco, Nuevo León, Tamaulipas y Campeche, puntualizó el Instituto.

 

Banxico reitera confianza

La inflación general podría retomar el objetivo del Banco de México, de 3.0 por ciento (más/menos un punto porcentual) hacia la segunda mitad de este año, destacaron analistas de Bursamétrica.
De acuerdo con la institución financiera, existen diversos factores que podrían verse compensados en alguna medida por el repunte estacional en los precios de las gasolinas y de algunos alimentos, así como los servicios propios de la temporada de vacaciones.
Entre ellos se encuentra la lentitud con la que avanzan los programas sociales del nuevo gobierno para estimular el consumo, un dólar que se ha mantenido debajo de los 19.00 pesos y que el subsidio a las tarifas eléctricas permanecerá durante los meses de abril y mayo.
A ello se suma la debilidad en la demanda interna por la escasa creación de empleos, y el inicio de una nueva administración que ha hecho lento el flujo de los recursos hacia las nóminas de las diferentes entidades públicas y programas ya establecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *