Tambalea GL

Enfrentamiento entre dueños y jugadores por reducción de salario

La propuesta ‘extremadamente decepcionante’ dice el Sindicato

La propuesta de reducción de salarios presentada por los dueños de los equipos de las Grandes Ligas a los jugadores ha hecho que el enfrentamiento entre ambas partes se haya acentuado en el peor momento de su historia, cuando la competición se encuentra suspendida por el coronavirus.

La propuesta, para algunos diseñada con la intención de dividir al sindicato de jugadores, establece que los profesionales con menor salario reciban el mayor porcentaje de sus sueldos originales prorrateados y que los mejor pagados reciban un menor porcentaje.

Por cada contrato multimillonario de las mayores, como los conseguidos por el lanzador Gerrit Cole o el jardinero Mike Trout, hay una docena de jugadores que hacen el mínimo o se acercan.

Pero los jugadores más experimentados y mejor pagados tienden a ejercer más influencia dentro del sindicato, o al menos sus agentes lo hacen.

De hecho, el sindicato rápidamente hizo saber que la propuesta de escala flexible era “extremadamente decepcionante”.

Todo esto se remonta a un acuerdo de marzo entre las partes que pedía salarios prorrateados en función del número de partidos disputados.

El sindicato de jugadores desearía considerar el asunto cerrado, pero los dueños quieren más recortes porque la temporada seguramente se jugará sin aficionados en los estadios.

Al igual que el fútbol americano (NFL), el baloncesto (NBA), el hockey sobre hielo (NHL), el fútbol (MLS) y otros deportes, el béisbol no generará tantos ingresos en 2020.

Todos los jugadores y dueños ganarán mucho menos de lo que esperaban hace cuatro meses, pero seguramente pueden acordar cómo dividir el dinero que proviene de una temporada regular de 82 partidos y una postemporada ampliada.

Varios equipos, incluidos los Rays de Tampa Bay y los Yanquis de Nueva York, han abierto sus estadios o complejos de entrenamiento de primavera a los jugadores para comenzar a entrenarse.

El sindicato también tiene la culpa porque los jugadores han rechazado varios de los protocolos de seguridad propuestos, incluido el uso de bañeras terapéuticas frías y calientes antes o después de los partidos.

La logística de comenzar la temporada ahora es un desafío importante. (EFE)

 

PROPUESTAS DEL SINDICATO

Los peloteros de las Grandes Ligas quieren que, si se lleva a cabo la temporada, ésta se conforme de un mayor número de juegos y que se mantenga la propuesta de salarios prorrateados, en vez de ver recortes en sus ingresos.

De acuerdo a fuentes cercanas a los jugadores, esa sería la respuesta que prevén dar a los propietarios de equipos y a la liga.

Un día antes los dueños les propusieron una escala móvil de recortes salariales para una temporada retrasada por la pandemia del coronavirus con un calendario de 82 juegos,  lo cual habría molestado a los peloteros.

El sindicato realizó una conferencia telefónica el miércoles que incluyó a su junta ejecutiva, representantes de jugadores y representantes de jugadores alternativos, pero no se dieron a conocer detalles.

El lanzador de los Nacionales de Washington, Max Scherzer, uno de los ocho jugadores en el subcomité ejecutivo del sindicato y entre los jugadores mejor pagados del deporte, confirmó la llamada sin divulgar quién estaba en ella.

“Después de discutir los últimos desarrollos con el resto de los jugadores, no hay necesidad de comprometerse con las Grandes Ligas en ninguna otra reducción de compensación”, dijo en un comunicado publicado en Twitter.

“Hemos negociado previamente un recorte salarial en la versión de salarios prorrateados, y no hay justificación para aceptar un segundo recorte salarial basado en la información actual que ha recibido el sindicato”.

“Me alegra escuchar que otros jugadores expresan el mismo punto de vista”, añadió, “y creo que la estrategia económica de las Grandes Ligas cambiaría completamente si toda la documentación se convirtiera en información pública”.

Mike Trout y Gerrit Cole serían las que más perderían según el plan de las mayores, aproximadamente el 77 por ciento de los 36 millones de dólares de su sueldo de esta temporada.

El salario de Trout y Cole se reduciría a unos ocho millones cada uno, mientras que Nolan Arenado, de los Rockies de Colorado, lo vería disminuir de 35 millones a 7,84 millones.

“Una estrategia interesante para hacer que los mejores jugadores, los más comercializables, parezca que potencialmente son los malos”, tuiteó el lanzador de los Cerveceros de Milwaukee, Brett Anderson.

La asociación de jugadores calificó la propuesta de los propietarios de “extremadamente decepcionante”.