Terminales bancarias facturarán al momento

A partir de mayo de 2020, los usuarios de tarjetas de crédito y débito podrán solicitar la emisión de la factura “al instante” que paguen por el bien o servicio, y ésta se emitirá desde la Terminal Punto de Venta (TPV).

Lo anterior, aseguraron la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Margarita Ríos-Farjat y el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, con el objetivo de hacerle la vida más fácil a los contribuyentes.

Lo anterior se podrá llevar a cabo, gracias a que el chip de la tarjeta bancaria tendrá la información necesaria sobre el RFC (Registro Federal de Contribuyentes), datos que –según los lineamientos que emita cada institución bancaria-, se podrían introducir desde una de las casi mil 300 TPVs existentes en el país, el cajero automático del banco emisor de la tarjeta en la que se quiera tener los datos o en alguna de las sucursales del grupo financiero al que pertenece el plástico, comentó Juan Pablo de Botton Falcón, administrador general de Planeación del SAT.

Durante la presentación del proyecto, Ríos-Farjat señaló que la implementación será paulatina, en algunos establecimientos como farmacias –aunque los medicamentos no son susceptibles de ser facturados a menos que sean prescritos luego de haber estado hospitalizado-, gasolineras, papelerías y restaurantes, y será progresiva, en la medida que se vaya observado el comportamiento y las necesidades de los usuarios.

La administradora general de Servicios al Contribuyente del SAT, Katya Elizabeth Arroyo, explicó que habrá un catálogo de servicios y conceptos, y la idea es que los contribuyentes se olviden de tener que hacer correcciones a las facturas; no obstante, habrá un proceso de prueba para ir mejorando el sistema.

Luis Niño de Rivera espera que al finalizar abril próximo, el servicio esté operando en la totalidad de los bancos, así como de American Express.

Comentó que el chip del plástico incluirá la información fiscal del contribuyente (RFC) para que la TPV, que estará conectada al SAT, se encargue de decodificar la información para que llegue al sistema tributario y emita el ticket que entrega la terminal al cliente con un código QR que condense la información de la factura.

Cabe destacar que, mediante este mecanismo, no se podrá facturar a terceros porque el RFC es personal, precisó Margarita Ríos-Farjat; de tal forma que para ello, se tendrá que solicitar la factura por el medio tradicional, ya sea proporcionando los datos u obteniendo la factura en línea.

Asimismo, se precisó que el obtener la factura instantánea, será una opción más que, sólo en el momento en que se pague con el plástico, se podrá optar por ella o denegar su obtención.

La Jefa del SAT sostuvo que de esta forma se podrá evitar postergar la facturación por prácticas “perniciosas”, como el tener que llenar “papelitos” o formatos, tener que trasladarse a una oficina para la obtención de la factura, entre otros; y se facilitará la contabilidad de los contribuyentes.

Este método para facturar no envía un PDF y el XML al correo electrónico, sino que se tiene que para tener una representación impresa ésta se puede bajar desde la página del SAT con el código QR.