Toma AMLO distancia de la elección en Puebla

Recuerda que el fraude es delito grave y quien lo cometa irá a la cárcel

El presidente Andrés Manuel López Obrador acudió a Puebla al cumplir sus primeros cien días de gobierno y aseguró que no regresará a esa entidad hasta después de las elecciones extraordinarias, que se realizarán el próximo 2 de junio.
Tras entregar beneficios de programas integrales de bienestar, pidió que nadie use su nombre para decir que tiene su apoyo en el marco de la contienda para la gubernatura y advirtió que ahora ya está penado el fraude electoral.
“Que nadie se atreva a usar mi nombre para decir que tiene mi apoyo. Yo nada más tengo un amo, que se escuche bien y que se escuche lejos mi único amo es el pueblo de México. No es advertencia ni mucho menos amenaza pero ya logramos que sea delito grave la corrupción y también el fraude electoral. Significa que ya en estas elecciones en Puebla el que cometa un delito electoral va al cárcel sin derecho a fianza”, sentenció.
Asimismo y ante lo polarizado de la contienda interna en Morena, insistió en que no es aceptable que se argumente que los aspirantes tengan una larga trayectoria de lucha para querer interponerse a como dé lugar, porque las cosas ya cambiaron.
Tras advertir que las próximas elecciones son una prueba para la democracia, recalcó que el proceso tiene que llevarse a cabo de forma limpia y sin acarreos, además de que quien haga fraude va a terminar en la cárcel.
“Ya logramos que sea delito grave la corrupción, que no lo era, y ya logramos que se reformara la Constitución para que también sea delito grave el fraude electoral, ¿qué significa esto?, que ya en estas elecciones de Puebla, el que cometa un delito electoral, va a la cárcel sin derecho a fianza”, sentenció.
Agregó que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) tendrá todo el apoyo del gobierno federal para castigar irregularidades en las elecciones de Puebla.
Asimismo, hizo un reconocimiento al gobernador de Puebla, Guillermo Pacheco Pulido, de extracción priista, por su papel en la reconciliación de la entidad, pues llegó en un momento muy difícil, después del accidente lamentable en el que perdieron la vida la gobernadora Martha Erika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.
En su discurso, convocó a todos los servidores públicos a trabajar con verdadero ahínco, porque en el país hay una verdadera transformación y les advirtió que hay que trabajar 16 horas diarias, para concretar los beneficios para la ciudadanía.
En este sentido, señaló que, como en el caso de Jalisco, que en vez de andar en pleitos y politequería, lo importante es terminar el censo para el bienestar y que pronto se entreguen los recursos a la gente.
López Obrador sentenció que los mexicanos ya no quieren políticos fantoches y corruptos, que solo tienen intereses, y sentenció que la cuarta tranformación ya inició y las cosas ya cambiaron.
Sin embargo, también llamó a la reconciliación y tras recordar que regresará de nuevo tras las elecciones, a menos que haya algo urgente.
“La cuarta transformación significa la reconciliación nacional. Nada de pleitos, nada de rencores, nada de odios, siempre pensando en el prójimo, en el amor a la familia, amor a la naturaleza, amor a la patria… Esa es la transformación”, acotó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *