Transición de semáforo rojo a naranja “no es ocurrencia”

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, defendió el plan de transición al semáforo naranja, al asegurar que “no es una ocurrencia, ni una medida que esté fuera de los programas y las políticas” que se han implementado junto con el gobierno federal.

Insistió que la capital continuará en semáforo rojo esta semana, por lo que el viernes 19 de junio se evaluará si se continúa con la reapertura de actividades económicas o se suspende.

En videoconferencia de prensa, aseveró que “el semáforo naranja es muy restrictivo, estamos en un proceso de transición con este programa, y el viernes vamos a evaluar si seguimos adelante o si posponemos la reapertura de actividades una semana más, con apoyo de la ciudadanía.

“Estamos convencidos que si el programa se hace bien –durante esta semana- y da resultados, pueden seguirse disminuyendo los contagios mientras que se reabren algunas actividades. No estamos abriendo todo y hay que seguirnos cuidando”, dijo.

Asimismo, informó que servidores públicos de diversas dependencias en coordinación con las 16 alcaldías, han llevado a cabo 115 mil 639 visitas casa por casa en dos días, con el objetivo de brindar información a las personas sobre las reglas básicas para evitar contagiar y contagiarse del nuevo coronavirus, y qué hacer en caso de detectar un caso positivo de la enfermedad.
Sheinbaum Pardo indicó que las visitas a domicilios forman parte del Programa de Detección, Protección y Resguardo de Casos COVID-19 y sus Contactos en la Ciudad de México, en el cual los servidores públicos acuden con la protección personal adecuada para brindar información a las personas y atender sus dudas relacionadas con la enfermedad.
“Se va a todas las casas, el objetivo es dar información en esta estrategia que tenemos de disminución de contagios en la ciudad ¿en qué consiste? Lo primero, en recordar cuáles son los síntomas, si somos contagiados por el Coronavirus; la segunda, es informar también sobre la atención temprana, en caso de que tengan alguna comorbilidad; y la tercera, es la orientación general”, explicó.