Un alemán en la final de US Open

Zverev frente a Thiem

El encuentro será el domingo y no hay favorito

NUEVA YORK, Estados Unidos. – Alexander Zverev se convirtió en el primer alemán en alcanzar la final del Abierto de Estados Unidos en 26 años al derrotar con una gran remontada al español Pablo Carreño, 27 del mundo, por 3-6, 2-6, 6-3, 6-4 y 6-3 en tres horas y 22 minutos. Ahora en la final enfrentará a Dominic Thiem, el próximo domingo.

En toda su carrera, Zverev nunca había ganado un partido cediendo antes los dos primeros sets, pero esta noche lo consiguió, luchando como hacía su entrenador, el español David Ferrer.

De momento espera ya en la final, la primera de su carrera de un grande, al vencedor del duelo que tendrá lugar a continuación entre el austríaco Dominic Thiem y el ruso Daniil Medvedev.

Carreño, semifinalista de este torneo en 2017, llegó a dominar con dos sets de ventaja, pero luego su saque le traicionó y su cadera derecha le impidió acabar el encuentro en plenitud.

El alemán había logrado las semifinales este año en el Abierto de Australia, y esta vez, sin Novak Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer en estas fases finales, tenía la gran oportunidad de su vida de colocar su nombre entre los grandes favoritos y acabar por fin con su leyenda de jugador incapaz de ganar un grande.




PASA THIEM SOBRE MEDVEDEV

El austríaco Dominic Thiem, segundo cabeza de serie, derrotó 6-2, 7-6 (7) y 7-6 (5) al ruso Daniil Medvedev, tercer preclasificado, y consiguió el pase por primera vez en su carrera a la final del abierto estadunidense.

Thiem, de 27 años, que disputa por séptima vez el Abierto y su mejor clasificación hasta ahora habían sido los cuartos de final en la edición de 2018, tendrá de rival en la lucha por el título al alemán Alexander Zverev, tercer cabeza de serie, que en la primera Semifinal ganó por 3-6, 2-6, 6-3, 6-4 y 6-3 al español Pablo Carreño Busta, vigésimo preclasificado.

El duelo entre Thiem y Zverev será el octavo entre ambos jugadores con serie perfecta hasta ahora de 7-0 para el tenista austríaco, tercero en la clasificación mundial, que ya había alcanzado la final en el Abierto de Australia y de Roland Garros, en este torneo, en las dos últimas ediciones disputadas.