Un año de plazo

Si algo quedó claro ayer en el Zócalo es que Andrés Manuel López Obrador es experto en masas.

Las domina, las controla, las maneja, las convence.

Al celebrar el primer año de su gobierno hizo un recuento de lo que considera logros y, aunque reconoció como pendientes la seguridad y el crecimiento, echó la culpa de nuevo a Felipe Calderón Hinojosa por declarar su guerra sin plan al crimen que hoy ha hecho de México un panteón y tiene a 2019 como el año más sangriento en la historia.

Y justificó, de nuevo, el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán.

Al hacer un recuento de sus reformas, tras acabar con las de Enrique Peña, concluyó:

Un año más para que se concrete la nueva patria.

La 4T.

– Todavía no ha habido crecimiento económico como deseamos, pero existe una mejor distribución de la riqueza. El presupuesto público no se queda, como era antes, en pocas manos, sino llega a la mayoría de la gente.

– Cierto, pero ya ha pasado un año y es tiempo de que asuma la responsabilidad, se escuchó en radiopasillo.

 

A favor y en contra

La polarización en México quedó de manifiesto igualmente ayer.

Mientras en el Zócalo se reunieron decenas de miles para celebrar –dice el gobierno capitalino que 250 mil –, en el Angel de la Independencia hicieron lo mismo unos 20 mil para protestar, para criticar y para, encabezados por Julián y Adrián LeBaron, exigir cambio de estrategia en seguridad.

Y en el primer cuadro se observaban los camiones con miles de acarreados de Morena, al más puro estilo del PRI y del PAN.

Y también, por supuesto, miles de simpatizantes que acudieron por convicción, por decisión propia y porque están felices con sus becas y con Andrés Manuel, por quien votaron para presidente.

-Se echó toda la carne al asador. Contingentes de la CDMX con Claudia Sheinbaum a la cabeza y sus alcaldes con los contingentes.

Y los gobernadores morenistas, encabezados por Sheinbaum, quien vive un sueño; Luis Miguel Barbosa, Cuitláhuac García, Jaime Bonilla y su obsesión por el fraude y quedarse cinco años en Baja California.

Y el mitotero Gerardo Fernández Noroña que, congruente como es, está entregado a Morena porque lo becó en San Lázaro, así como el padre Solalinde, a quien no dejaban entrar con todo y sus gafas Ray Ban.

 

¡Qué afortunada coincidencia!

La Fiscalía General de la República (FGR) de Alejandro Gertz Manero dio a conocer ayer que se detuvo a “varios individuos presuntamente involucrados” con la ejecución de seis niños y tres mujeres de la comunidad LeBaron, ocurrida el 4 de noviembre en Bavispe, Sonora.

Y lo hizo justo el día en que sus integrantes encabezados por Julián y Adrián LeBaron convocaron a la marcha para exigir al gobierno federal un cambio en su estrategia de seguridad y actuar contra los criminales.

Y un día antes de que el clan mormón se reúna con Andrés Manuel en Palacio Nacional,. para abordar la matanza y la solicitud que hiciera a Donald Trump de clasificar como terrorismo al narcotráfico.

Y no vaya usted a creer que fue planeado.

¡ Claro que no!

Fue una afortunada coincidencia.

 

Factura instantánea no pactada

Resulta que la factura instantánea al pagar con tarjeta de crédito o débito es una mentira… o una verdad a medias.

El anuncio en la conferencia que Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM)  encabezó, de que los tarjetahabientes recibirán al momento de pagar y de solicitarlo, en la primera etapa, una factura, se hizo sin haberlo cabildeado.

Amarrado, confirmado.

Margarita Ríos-Farjat, jefa del  Servicio de Administración Tributaria (SAT), puso cara de what cuando le preguntaron las reporteras cómo se iban a cargar los datos al chip de la tarjeta o al sistema, para que la factura se emita.

Y ella, que ahora ya le vale porque va que vuela para la Suprema Corte, luego de que Andrés Manuel la colocara en la lista de tres mujeres para ocupar la beca dejada por Eduardo Medina Mora, no sabía si reír o llorar.

Aseguran los banqueros que a ellos sólo les comentaron el tema, pero que no se acordó, que no se cerró.

Y así, como El Borras, Niño de Rivera y Ríos-Farjat se tiraron al vacío cual clavadista de La Quebrada –él era clavadista–  para hacer el anuncio.

 

radiopasillo@ova.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *