Va sin su avión

Existen ocasiones en que algún lobo se aparta momentáneamente de la manada aunque no por ello deja de pertenecer, ese instante vive Clemente Castillo quien por unos instantes se baja de Jumbo para ofrecer Sonsonete del disco Serpentina.

“Un sonsonete es importante porque es clave con el hilo conductor de la celebración de vida, como una fiesta y luz al fondo del túnel; una serpentina es la imagen colorida que trae alegría, cuando se hizo pasé por una situación compleja pero hay qué ver positivismo a agradecer que seguimos respirando”.

La felicidad plena ha sido un eterno anhelo en el ser humano.

“Creo que cada día se tiene que recibir como una nueva oportunidad para no quedar anclado ni generar algún karma, el propósito es levantar el alma”.

Debe haber alguna diferencia entre Jumbo y Clemente en solitario.

“Ser de una banda es estar con una familia y eso es padre, ya solo obliga obliga y exige a tener afán en hacer toda la labor ya en lo creativo se tiene más libertad para aventurarse”.

En ocasiones resulta de maravilla aunque en otras no tanto.

“No hay reglas puede ir increíblemente bien pasar de un nombre a otro pero hay qué hacer el esfuerzo para conectar, cada historia es distinta y eso también emociona”.

Jumbo tiene una trayectoria importante, ahora Clemente -sin dejar al avión- comienza otra.

“Mi intención es comunicar esperanza al mundo y celebrar”.

Pasajeros con destino a la ilusión, hay un cambio de piloto…