Valiosa Joya

La ganadería poblano-tlaxcalteca genera nuevos aficionados

Abre sus puertas a no aficionados y quedan sorprendidos

TLAXCO, Tlaxcala.- La ganadería de La Joya, con registro en Zacatlán, Puebla, pero cuyos potreros y plaza de tientas se ubican en el municipio tlaxcalteca de Tlaxco, abrió sus puertas para recibir a jóvenes estudiantes y familias, no aficionados a los toros, y a los que se les brindó un día didáctico de la vida del toro bravo.

El ganadero José Antonio González Esnaurrizar permitió el acceso a los potreros, de manera segura, para que los invitados conocieran cómo vive, qué come y cómo es el hábitat de los ejemplares de lidia en un día común para desmitificar las diferentes creencias que existen alrededor del toro bravo.

La ganadería ofreció una amplia visión didáctica sobre la vida del ganado bravo. Según SAGARPA, en México se estima que de las 264 ganaderías registradas, hay más de un millón de hectáreas dedicadas a la crianza de esta especie, por lo que se consideran un pulmón ecológico del país.

 

EXCESO DE ‘HUMANIZAR’

El ganadero subrayó la importancia de convivir con la naturaleza para comprender el trato adecuado que se debe tener con ella y no caer en excesos de ‘humanizar’ a los animales y ser insensibles con nuestros semejantes.

Conocieron también los cuidados del toro de lidia desde su nacimiento. No podía faltar la tradicional tienta de vaquillas en la que muchos valientes se ‘echaron al agua’. Algunos jóvenes dieron un paseo a caballo. Al final, tras compartir los alimentos, cuando la noche asomaba, en el salón de reuniones entre cabezas de  vacas y toros, que han sido trascendentales en la vida de esta importante ganadería poblano–tlaxcalteca continuó la plática en torno a la apasionante fiesta brava.