Vándalos e inseguridad acechan a la UNAM; los asaltos tras el juego NFL

Enrique Graue Wiechers volvió a comprometerse.

En 2015, cuando estaba en campaña para ser rector, dijo que desalojaría el auditorio Justo Sierra.

No lo hizo.

Ya en el cargo enfrentó protestas de estudiantes para exigir que los dizque anarquistas fueran echados.

Nada.

Ayer, al rendir protesta para el segundo periodo al frente la UNAM, dijo que los ataques vandálicos de la semana pasada por un comando, como la Universidad llamó a los delincuentes, no quedarán impunes.

Ernestina Godoy, procuradora capitalina, dice que ya están identificados los malandros que asaltaron rectoría y la biblioteca, pero no hay un detenido.

El discurso de Graue Wiechers es muy emotivo, pero está lejos de ser verdad.

Andrés Manuel López Obrador lo advirtió por la mañana. Pidió a los universitarios no caer en provocaciones, rechazó la violencia y dijo que no se utilizará la fuerza.

Históricamente, la Universidad ha sido presa de esos grupos que, vaya paradoja, han estado ligados al gobierno, a partidos políticos y a funcionarios.

Son sus grupos de choque.

El rector no se equivoca cuando asegura que los estudiantes, los universitarios, son los más afectados.

-La rectoría seguirá siendo sensata y prudente, pero no es ni será conformista o indiferente. No me intimidan las amenazas y se actuará en consecuencia de los ultrajes sufridos. A ello me comprometo, dijo el integrante del grupo de los médicos, que dirige a la UNAM desde el siglo pasado.

Las movilizaciones y paros en la universidad han surgido con una estrategia de células que actúan como guerrilla y siembran incertidumbre y miedo.

Así, con el argumento de exigir el respeto a las estudiantes y el fin al acoso de maestros, personal administrativo y compañeros de clase, han tomado diversas facultades y preparatorias.

A la FES Cuautitlán se sumaron la Preparatoria 9 desde el martes 12 y ayer la 8.

Y aquí tiene que ver también la desvirtuada autonomía.

Autonomía no significa extraterritorialidad.

La UNAM no es un Estado dentro de un Estado.

O una isla.

Los gobiernos temen aplicar la ley y detener a esos delincuentes que, embozados, atacan y someten a maestros, directivos, estudiantes y vigilantes.

El rector llama a la unidad a los universitarios y a rechazar la violencia.

Y promete un órgano que supervise el respeto a la diversidad y la equidad.

Los dementes que atacaron el jueves 14 de noviembre en Ciudad Universitaria y hasta quemaron la Bandera Nacional deben estar en prisión, pero la impunidad, que en México ronda el 99 por ciento los tiene en la calle.

La inseguridad, la venta de droga, la invasión de vendedores ambulantes cual tianguis callejero ha sido permitida por el poco interés de los directivos.

Graue Wiechers deslizó una respuesta a Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho que debe eliminarse el examen de admisión:

-La cobertura y la calidad de la educación de la Universidad, deben continuar en ascenso, pero nunca la primera en detrimento de la segunda. En los próximos años crecerá la matrícula gracias a las nuevas carreras, a las nuevas instalaciones que se han inaugurado o están en construcción.

Un país con una pobre educación tendrá un pobre futuro. Una nación con insuficientes recursos para la investigación e innovación tendrá un desarrollo incierto y una soberanía amenazada.

 

Caos y asaltos

Ayer se lo dije.

El operativo vial aplicado por la Secretaría de Seguridad en la CDMX para el juego de la NFL en el estadio Azteca fue absurdo y sin planeación.

Un fracaso. Y los agentes siempre responden que es orden de sus superiores. Y a éstos no les importan los ciudadanos.

A ese ridículo hay que sumar los asaltos que se conocieron la mañana del martes, después del juego entre Cargadores de Los Angeles y Jefes de Kansas City.

Celulares y carteras en el puente que cruza la calzada de Tlalpan.

Adrián Valdez, de Tijuana, dice que fue asaltado en ese puente.

Su padre, Eliud Valdez, lo confirma.

¿Y los tres mil policías que comanda Omar García Harfuch?

Ocupados, cerrando calles.

Un cable de la agencia Notimex, donde Sanjuana Martínez agarró hueso, así lo informó, pero, extrañamente, ¡desapareció! de su página.

La SSP o SSC -cada gobierno le llama como se le ocurre- negó que haya denuncias, pero presume la detención de diecinueve revendedores.

La noche del juego, una mujer se quejaba con sus primas en un puesto de tacos enfrente de la puerta 3 del estadio que una pareja de revendedores fue detenida y que remitida, le pidieron 20 mil pesos para dejarle salir.

¿Usted cree eso?

Yo no. Jamás.

 

Vámonos: Crece la inversión extranjera directa. Aplauso.

 

albermontmex@yahoo.es            @albermontmex