Venden corazones Plutarco Haza y Fabiola Campomanes

Los límites y las consecuencias de los sentimientos se cuestionarán en Se compran corazones o escaleras viejas que venda, obra teatral del dramaturgo estadunidense Noah Haidle, que bajo la dirección de Antonio Serrano se estrena el 20 de abril.

La historia se desarrolla en una tienda de escaleras donde se esconde un mercado negro de corazones. La gente acude ahí para comprar ese órgano según las características que mejor le acomoden.

Los hay con la sensibilidad de un poeta, la frivolidad de un millonario o la frialdad de una prostituta. Son ocho personajes que mostrarán las diversas maneras de sentir y percibir la realidad.

“Lo más asombroso es que la gente puede intercambiar órganos con mucha facilidad, como si jugaran a las canicas. En el trasfondo de todo esto aparece la insatisfacción de los seres humanos que si bien nunca estamos contentos con los que tenemos siempre anhelamos ser otra cosa”, comentó Antonio Serrano.

Se trata de una puesta en escena, dijo, que se narra a manera de un cuento de niños, pero subido de tono.

“Es una forma inocente de contar un tema fuerte, pero a través del humor. Los personajes están en el límite, dicen cosas muy graciosas porque los textos con muy simpáticos”.

Adelantó que el corazón del poeta pasará de personaje en personaje haciendo que a sus nuevos dueños les entre la tristeza y la melancolía.

“Es un contraste muy bonito a través del truco de cambiar un corazón por el que tú quieras”, indicó.

Las actuaciones corren a cargo de Plutarco Haza, Fabiola Campomanes, Héctor Kotsifakis, Vince Miranda, Ruy Cisneros, Mercedes Vaughan, Pepe Lámbarri y Jorge Aranda.

La producción es de La Teatrería Producciones y la temporada será del 20 de abril al 1 de julio con funciones de viernes a domingo en el Teatro López Tarso del Centro Cultural San Ángel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *