Viene Kushner, el amigo de Videgaray; el embajador se tiene que ir

Andrés Manuel López Obrador cerrará el año con buenas cuentas.

Las negociaciones para el T-MEC fueron y son duras.

Estados Unidos ha abusado de México y de la mayoría de las naciones en todo el mundo históricamente. Es ventajoso y gandalla y, con Donald Trump en la Casa Blanca, imagine.

De entrada, el republicano, falto de ética, educación y modales –es un patán–, modificó el Tratado de Libre Comercio (TLC) que se firmó en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari El Innombrable, y entró en vigor el 1 de enero de 2004.

Lo ha calificado como el peor acuerdo comercial para su país, porque, acusa, México ha abusado de su país durante 25 años.

Conseguido el capricho, impuso condiciones.

Y México tuvo que aceptar.

Enrique Peña Nieto, ninguneado por Barack Obama y Justin Trudeau en junio de 2016 en la cumbre en Ottawa, Canadá, de los líderes de América –así le llamaron–, firmó el nuevo acuerdo, bautizado al llegar por Andrés Manuel López Obrador como T-MEC (Tratado México, Estados Unidos y Canadá), el 30 de noviembre de 2018, un día antes de dejar la presidencia.

Trump, bulleador profesional, ha utilizado ese acuerdo para presionar y para exhibir tanto al gobierno mexicano como al de Canadá.

Y hoy, en Palacio Nacional, estará un símbolo del sexenio de Peña Nieto: Jared Kushner, el yerno de Trump –esposo de Ivanka– operador y amigo de Luis Videgaray Caso, amigo y protector-protegido de Peña Nieto, quien trajo al republicano a Los Pinos y le dio trato de presidente en el mismo 2016.

Habrá que conocer las letras chiquitas.

Porque Trump quería modificar lo firmado con Peña Nieto.

Que los autos fabricados en el marco del T-MEC tuvieran al menos el 70 por ciento de acero producido igualmente en la región, así como el aluminio.

Y que hubiera inspectores estadunidenses para supervisar la aplicación de la reforma laboral, que se respeten los derechos de los trabajadores.

Y hasta los sindicatos, exigiendo elecciones libres de sus líderes.

Jesús Seade, subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, llevó el mando en las negociaciones.

Junto a su jefe, Marcelo Ebrard, son la dupla.

El domingo, El Carnal Marcelo dijo que no se cedería.

Estaba cantado. No clasificó como terrorismo a los cárteles mexicanos apenas la semana pasada.

¿Qué habrá cedido México?

 

Tiene que irse

Haya sido un error, la consecuencia de una enfermedad, un impulso irresistible o una ocurrencia, el embajador de México en Argentina, Oscar Ricardo Valero Recio Becerra, tiene que irse si se comprueba que robó o intentó robar un libro de 200 pesos, en Buenos Aires.

Tendrá una carrera limpia, inmaculada, ejemplar, pero el gobierno mexicano no puede sostenerlo en el cargo, porque representa a la Nación y su calidad moral está en entredicho.

Es cercano a Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador pide no lincharlo.

Pero es indefendible, insisto, si se confirma lo que el video parece mostrar.

Porque la justicia no puede ser selectiva.

Para unos es delito, para otros error humano.

No.

Andrés Manuel destacó ayer la honorabilidad y trayectoria del embajador.

-Se trata de una persona con una trayectoria, yo diría limpia, en política exterior. Es importante que se sepa, Ricardo Valero es un diplomático de carrera, un hombre con mucha cultura. Fue en los mejores tiempos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, subsecretario de Relaciones Exteriores, fue legislador, coordinador del grupo parlamentario del PRD, una gente muy cercana a Porfirio Muñoz Ledo, sobre todo en lo que tiene que ver con la política exterior, es un hombre mayor.

Por eso se decidió que él nos representara en Argentina, por toda su trayectoria, es un internacionalista de primer orden.

Se da este caso lamentable. La Secretaría de Relaciones Exteriores lo está atendiendo para ver qué procede, que no haya linchamientos públicos, políticos, por eso doy los antecedentes, dijo en la mañanera.

-Y si hay errores, porque también eso debe de tomarse en cuenta, todos cometemos errores, todos, yo no sé quién pueda decir que no comete errores. ¿En dónde está la perfección? A lo mejor en la naturaleza, en El Creador, pero somos seres humanos. Entonces, dimensionar las cosas y que sea Relaciones la que resuelva.

Marcelo Ebrard Casaubon, secretario de Relaciones Exteriores, tuiteó la noche del domingo, cuando el caso ya era tendencia en las redes:

-He solicitado al Comité de Ética analice el caso de Embajador en Argentina acusado de robar libros en famosa librería. Por lo pronto he ordenado regrese a casa. De comprobarse que el video es veraz será separado del cargo inmediatamente. Cero tolerancia a la deshonestidad.

Habrá que esperar la versión del diplomático.

En términos beisboleros, como gusta a Andrés Manuel: contra el ponche no hay defensa.

Y todo parece indicar que Valero se ponchó.

 

Vámonos:

Que paguen a los indígenas triquis sus artesanías y mercancía. Fue un agandalle.

 

albermontmex@yahoo.es                                 @albermontmex