Virtud suprema, Pondera Marín la despaciosidad en el toreo, Actúa mañana en la Plaza México

Pondera Marín la despaciosidad en el toreo

Actúa mañana en la Plaza México

‘Es muy apasionante torear. Es una actividad que tiene muchos matices, sin embargo, lo que más me gusta es la despaciosidad. Cuando puedes atemperar la acometida de un toro bravo con tu muleta es una sensación indescriptible’, asegura el diestro español Ginés Marín, quien este domingo actuará en la cuarta corrida de la Temporada Grande de la Plaza México.

‘A mi forma de ver el toreo la despaciosidad es lo más difícil de conseguir en el toreo. Poner a embestir a un toro bravo a la velocidad que tu le imprimes es realmente difícil’, subraya.

Reconoce que una gran diferencia entre la Feria de San Isidro en Madrid y la Temporada Grande es que: ‘San Isidro te toca casi al comienzo de la temporada europea, mientras que en la México la temporada te pilla en la recta final de la campaña europea’.

Sobre el toreo que le gusta a la afición de la México, comenta: ‘El toreo bueno gusta en todos lados. Aunque hay matices que te hacen encajar más en unas aficiones que otras. Cuando haces el toreo reunido, profundo, eso encaja en todas las aficiones. La México tiene una afición muy singular a la que le gusta el toreo despacio, lento, estético y bonito, pero también agradece la entrega y el valor. Creo que la afición mexicana es muy agradecida y cuando el torero se entrega, lo reconoce’.

Señala que más importante que las propias orejas es la forma en que se cortan: ‘Un triunfo en la México, por supuesto que tiene repercusión. Sin embargo, no sólo el hecho es cortar las orejas, sino la forma en cómo se cortan. Por eso es más importante gustar y hacer que la afición quiera verme en la plaza’.

‘Todos los toreros que conozco que vienen a México, lo hacen con gran responsabilidad y preparación por triunfar y mantener su estatus y categoría. La México es una plaza importante no sólo aquí, sino todo el mundo. Hacer el paseíllo en la monumental implica una gran responsabilidad. Todos los toreros queremos demostrar nuestra mejor versión’, puntualiza.

 

EL DATO

Ginés Marín actuará mañana en la Plaza México, donde alternará con los mexicanos Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti, con toros de De la Mora, que sustituyen al encierro de Villa Carmela, porque un par de toros, en el momento del desembarque, se inutilizaron.

 

DESPACIOSIDAD

Las palabras de Marín traen a la memoria aquellas letras del criador español Alvaro Domecq y Díez, quien hablaba así de la ‘despaciosidad’: ‘Despacio, como se apartan los toros en el campo. Despacio, virtud suprema del toreo; despacio, como se doma un caballo; despacio, como se besa y se quiere, como se canta y se bebe, como se reza y se ama… Despacio’.