Y se puso el cubrebocas; ¿qué Trump lo recibirá?

Andrés Manuel López Obrador se puso el cubrebocas.

El tapabocas.

La mascarilla.

¿Qué le costaba?

¿Por qué esa posición poco seria e irresponsable del “no pasa nada”, “hay que salir”, “nos calló como anillo al dedo” y más?

Lo que no pudo hacer nadie, Donald Trump lo consiguió: prueba de Coronavirus, uso de cubrebocas, toma de temperatura, gel antibacterial y buena conducta.

Ayer, como se lo dije, la fotografía del mero preciso con su tapabocas fue tendencia en las benditas redes sociales.

Y así se fue, en aerolínea comercial, en clase turista y en salida de emergencia.

Andrés Manuel ya está en Washington, tras una escala en Atlanta, Georgia, por su negativa a utilizar el avión que no tenía ni Obama y que ha costado igual o más estacionado que en uso.

Y habrá que ver qué Donald Trump le recibe.

Si el que ha dicho incansablemente que López Obrador es su amigo y un hombre maravilloso o el bipolar que por la mañana envía saludos y agradece los 26 mil hombres en la frontera que cuidan la seguridad de Estados Unidos -se refiere a los 26 mil elementos de la Guardia Nacional que el gobierno mexicano se vio obligado a enviar para frenar a los migrantes centroamericanos- y que por la tarde advierte que México paga el muro, su mayor promesa de campaña.

O el que dijo que los mexicanos son “bad hombres -hombres malos- que traen drogas, crimen y son violadores”.

López Obrador se ha negado siempre a responder a Trump.

No quiere causarle, ni por asomo, un disgusto, una reacción negativa, pero éste, aunque ciertamente ha evitado declaraciones en contra del tabasqueño, ha lanzado improperios en contra de los mexicanos y de México.

Esta es la primera gira internacional de Andrés Manuel desde que asumió el poder el 1 de diciembre de 2018.

Siempre ha utilizado a su Carnal Marcelo como el apagafuegos.

Le ha dejado el escenario internacional.

En la cumbre del G-20 en Osaka, Japón, en junio de 2019, Marcelo Ebrard no perdió la oportunidad de tomarse una fotografía con Trump.

Ha sido y es un secretario de Relaciones Exteriores con funciones de secretario de Gobernación, porque Olga Sánchez Cordero ha sido, hasta ahora, un florero.

Narcotráfico, tráfico de armas, crimen organizado, migración, muro y comercio deberían ser los temas de la agenda, que prevé un encuentro a las 2 de la tarde en la Casa Blanca entre ambos mandatarios en privado y, luego, con sus equipos.

López Obrador no quiso ayer en su mañanera previa a su salida al aeropuerto en su Jetta blanco que, por cierto, porta placas correspondientes a una camioneta, según los medios que le incomodan, referirse al muro que Trump presumió en twitter todavía la tarde del lunes, mientras él decía que si tenemos buena relación con Estados Unidos, vamos a evitar que haya malos tratos, “y esto poco a poco lo hemos logrado”.

En una de esas, Andrés Manuel regresa con banderas desplegadas y con un triunfo en la maleta.

 

¿Se acabó la verdad histórica?

La identificación del tercer normalista de Ayotzinapa no cambia, la esencia de la verdad histórica de Jesús Murillo Karam: los normalistas fueron leventados y entregados criminales, que los mataron.

El fiscal especial para el caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, dijo ayer que la Universidad de Innsbruck, en Austria, identificó los restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, tercer estudiante de los 43 desaparecidos.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto, la PGR envió a Innsbruck restos óseos hallados en el basurero de Cocula y se identificó a Jhosivani Guerrero y Alexander Mora Venancio.

¿De dónde sacan Alejandro Gertz Manero, fiscal general, y su subordinado -repite las palabras- que se acabó la verdad histórica de Murillo Karam?

¡Por favor!

Los restos fueron hallados en la misma zona, metros más metros menos.

Doloroso, sí, pero que no mientan.

Los jóvenes están muertos.

Esa es la verdad histórica.

 

Vámonos: Todo parece indicar que serán, cuando menos, 50 mil muertos, en México por Covid.

 

albermontmex@yahoo.es      @albermontmex