A la tragedia hay que sumar los coágulos de AstraZeneca

A la tragedia por Covid-19 en México, que acumula ya 230 mil muertos, según las cifras oficiales, habrá que sumar una noticia alarmante: la vacuna de AstraZeneca, elaborada en Cambridge, Inglaterra, ha causado ya coágulos a algunas personas que la han recibido y, al menos, ocho países de Europa han suspendido su aplicación.

Ya son al menos ocho naciones europeas las que han suspendido su uso, debido a los riesgos que representa, según han dicho.

AstraZeneca, por su parte, asegura que las vacunas sirven, que pueden ser utilizadas.

En Estados Unidos no ha sido aprobada.

La consideran poco que menos.

Y tienen decenas de millones guardados.

Joe Biden se negó a compartir vacunas con México.

Andrés Manuel López Obrador informó el 1 de marzo en su conferencia matutina en Palacio Nacional que pediría a Biden durante la llamada telefónica que sostendrían más tarde, que apoyara con vacunas.

La vocera de la Casa Blanca Jen Psaki se apresuró a cortar cualquier posibilidad, cuando dijo que Estados Unidos no considera compartir vacunas con ninguna nación hasta que sus ciudadanos la hayan recibido en su totalidad.

Y lo reiteró al siguiente día:

-Estados Unidos no planea hacerlo, por ahora, porque la prioridad del presidente Biden son sus ciudadanos

Ayer se conoció que Martha Delgado Peralta, subsecretaria de Relaciones Exteriores y protegida de Marcelo Ebrard Casaubon, reveló negociaciones con Biden quien habría aceptado compartir las vacunas con México.

Por la noche, Hugo López-Gatell dijo que las negociaciones fueron un éxito y que Ebrard dará a conocer los detalles hoy.

Si Estados Unidos no la aprobado y España, Alemania, Francia, Italia, Noruega, Islandia y Dinamarca suspendieron su utilización, ¿México debe continuar con su aplicación?

Para mala fortuna de todos, en caso de comprobarse, por supuesto, que produce coágulos y hasta la muerte, de esa vacuna están comprometidas más de 80 millones de dosis.

¿Y qué hará Andrés Manuel López Obrador?

Continuar con su aplicación.

Los seis millones de dosis que Argentina envió para envasarlos aquí tardarán más de lo programado.

Se creyó que estarían listas al comenzar marzo.

Pero ayer se conoció que será hasta mediados de abril.

Eso y el lento flujo de dosis de todas las marcas disponibles han llevado al gobierno federal, a través de El Carnal que soluciona todo, a prácticamente suplicar a Biden el envío de vacunas.

El demócrata dijo apenas hace dos semanas que el 4 de julio estarán vacunados todos en Estados Unidos y que ese día habrá una fiesta nacional para celebrar su independencia.

Y antes advirtió que no compartiría vacunas con ningún país  hasta que todos los estadunidenses estuviesen vacunados.

Y así lo hará.

Entonces, el gobierno de Andrés Manuel va a utilizar una vacuna presuntamente peligrosa y no le ha importado la negativa grosera y nacionalista de Biden, a quien los mexicanos ayudaron a ganar y a echar a patadas de la Casa Blanca al populista y demagogo Donald Trump.

Cabe recordar que el mandatario mexicano negó su reconocimiento inmediato al triunfo de Biden sobre Trump y esos puntos finos jamás se olvidan.

El sucesor de Trump dijo hace poco que Estados Unidos comenzará compartir la vacuna, sólo si le sobran.

Así de claro.

 

Vámonos: Continúa la ofensiva contra el Poder Judicial.

¿Pero qué tal cuando favorecen los jueces?

 

albermontmex@yahoo.es               @albermontmex