Fomentará tenis en Centroamérica

Marcelo Arévalo, ganador en Roland Garros

Contará con el apoyo de su hermano y la federación para impulsar el deporte en la región

El tenista Marcelo Arévalo, primer salvadoreño y centroamericano en ganar una final de Grand Slam, se comprometió a impulsar el deporte, especialmente su disciplina deportiva, en El Salvador, un país donde el fútbol es el deporte rey.

‘Me voy a comprometer ahora acá, con la ayuda de mi hermano Rafael Arévalo, tenista retirado, y de la federación de tenis, a impulsar el deporte. Voy a dedicar mi tiempo para poder apoyar a muchos niños a que se acerquen a hacer deporte y para que podamos tener más Marcelos Arévalos en el futuro’, dijo el deportista de 31 años en una rueda de prensa en San Salvador.

Arévalo y su compañero, el neerlandés Jean-Julien Rojer, ganaron el sábado la final de Roland Garros, en la modalidad de doble masculino, al croata Ivan Dodig y el estadounidense Austin Krajicek por 6-7(4), 7-6(5) y 6-3 en tres horas y un minuto de intenso duelo.

Vestido de negro y con gorra blanca, el jugador centroamericano y su pareja de los Países Bajos remontaron un partido que parecía que tenían perdido.

Con este logro, el salvadoreño Arévalo se convirtió en el primer tenista centroamericano en ganar una final de Grand Slam, al llevarse el Roland Garros en la modalidad de doble masculino, después de salvar tres bolas de partido en la segunda manga del encuentro.

Arévalo, que vive en Miami, Florida, junto a su esposa y su hijo de dos años, llegó a El Salvador el domingo en la noche y celebró su triunfo con habitantes de la occidental ciudad de Sonsonate, de donde es originario el deportista.

Con la voz entrecortada y lágrimas, el tenista relató a periodistas lo vivido en la final del Roland Garros, disputado en París, y en todo momento elogió el trabajo de su compañero Jean-Julien Rojer.

‘He logrado algo que siempre fue un sueño’, manifestó Arévalo, quien comenzó a jugar tenis a los seis años.

Chelo, como es conocido en El Salvador, señaló que otro de sus “más grandes sueños en la vida” es ‘poder dejar un legado, tocar gente de manera positiva’.

‘Ojalá que esto pueda ser que yo pueda tocar a muchos niños de forma positiva, motivarlos a que vayan por el camino del bien, del deporte, eso sería más que cualquier triunfo’, manifestó.

Expresó que su logro es un triunfo de familia ‘porque mis papas siempre estuvieron ahí para mí’.

‘No tenemos tanta cultura deportiva en tenis todavía, espero que eso cambie a partir de ahora y que pueda ser parte de este cambio e impulsar a muchos niños”.