La reforma electoral del presidente no pasará, insiste el PRI en la Cámara de Diputados

POR PATRICIA RAMÍREZ

 

El coordinador de los diputados del PRI, Rubén Moreira Valdez, acusó que la propuesta de reforma electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador es un distractor, que pretende desmantelar los procesos y las instituciones, para concentrar el poder en un gobierno autoritario, debilitar a la democracia, dar el paso a un Estado dictatorial y disminuir a los estados y las fuerzas políticas, por lo que el PRI votará en contra y esta reforma no pasará.

El legislador federal consideró que esta reforma electoral llega en un momento difícil para el país en materia de seguridad y esta es una ley centralista, que concentra mucho poder y destruye el federalismo; al Instituto Nacional Electoral (INE), un organismo que ha garantizado las elecciones, y disminuye la fuerza de los partidos políticos.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política acotó que se busca desaparecer a los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLES), mientras que la fórmula de plurinominales que se propone provocará que muchos partidos regionales empiecen a desaparecer, incluyendo al Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, porque, enfatizó, las grandes fuerzas nacionales van a empezar a concentrar los porcentajes de participación ciudadana.

“En un país tan distinto como México, las minorías son importantes, y esto lo trata de destruir. Por ello, el PRI presentará en agosto una propuesta de reforma electoral”, dijo durante un foro virtual.

Moreira Valdéz recordó que, en el caso de la reforma eléctrica, Morena utilizó una estrategia del todo o nada y, en ese sentido, generó una imposibilidad para el diálogo, cuando hubo temas en los que se podría transitar, como en el caso de los abusos de algunas empresas o en el tema del litio.

Consideró que los integrantes de Morena querían el voto en contra de la reforma eléctrica porque no sabían cómo responder a los compromisos, mientras que el PRI y la coalición Va por México se solidificaron al no ceder a las presiones y responder a los intereses de la sociedad para votar unidos en contra, donde también estuvo Movimiento Ciudadano.

Asimismo, expresó su preocupación por la polarización y el discurso de odio que Morena alimenta después de su derrota. Recordó que a Movimiento Ciudadano lo dejaron fuera de la Comisión Permanente, junto con el PRD, aunque a esté último el PRI le cedió un lugar.