Proponen diputados aumentar sanciones por utilizar botones de pánico para jugar

PATRICIA RAMÍREZ

Ante el aumento de casos que juegan con los botones de pánico que hay en calles de la Ciudad de México, diputados locales proponen aumentar las sanciones contra ciudadanos que abusen de estas conductas, porque distraen a los elementos de los cuerpos policiacos y de auxilio y evitan que pueden ayudar en verdaderos casos de urgencia.
El presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana, Nazario Norberto Sánchez, reconoció que hay preocupación en el Congreso de la Ciudad de México ante el incremento del mal uso de los botones de pánico instalados en postes de servicio, por lo que no se descarta aumentar las sanciones contra ciudadanos que hagan mal uso de este servicio de emergencia.
De acuerdo con datos del Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano de la CDMX conocido como C5, han aumentado las peticiones de ayuda falsas en los botones de auxilio ubicados en postes de la capital, es decir, en casi el 14 por ciento de los casos los presionaron sin existir delito, accidente o algún incidente en la calle.
Esta situación representa más del 13 por ciento del total de los casos, es decir, que al menos se tienen registradas unas 50 mil veces que el mecanismo se accionó sin existir peligro real alguno.
Eso debe detenerse ya que se instalaron precisamente para reducir el índice delictivo, disuadir a los delincuentes y dar protección para la posible víctima, quien puede pedir auxilio de manera inmediata a través de esos instrumentos que están conectados a todos los servicios de seguridad.
Nazario Norberto, mencionó que los botones de pánico se ubican en todas las alcaldías de la CDMX, principalmente en Iztapalapa Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc.
Actualmente, el artículo 211 Quáter del Código Penal local impone una sanción de tres meses a dos años de prisión y multa de diez a cien unidades cuantificables de medida y actualización a quien comete el delito de uso indebido de servicios de emergencia la persona que de forma dolosa realice una llamada, aviso o alerta falsa a las líneas de emergencia a través de cualquier medio de comunicación, como teléfono fijo, móvil, radio, botón de auxilio, aplicaciones, internet o cualquier otro medio electrónico a números de emergencia. En caso de que la llamada, aviso o alerta falsa a números de emergencias lo realice un adolescente se sancionará de acuerdo con la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes. Este delito se perseguirá por querella.