18 de marzo: expropiación petrolera y renuncia de Deschamps; un año del primer muerto por C-19

Vaya 18 de marzo.

Por un lado y curiosamente un día antes del 83 aniversario de la Expropiación Petrolera, Andrés Manuel López Obrador se deshizo formalmente de Carlos Antonio Romero Deschamps, dirigente del Sindicato Petrolero de la República Mexicana (STPRM), diputado, senador y representante de la clase política que siempre ha dicho combatir: la corrupta y enriquecida inexplicablemente.

La de los conservadores.

La del Innombrable.

La de la mafia del poder.

Ayer, en su conferencia matutina, La Mañanera, Andrés Manuel anunció que por voluntad propia y un exhorto que le hizo su gobierno, el multimillonario dirigente petrolero, impuesto por Carlos Salinas de Gortari, renunció.

O sea, voluntariamente a fuerzas.

Romero Deschamps era intocable.

Protegido en los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Acción Nacional (PAN).

Cuando en octubre de 2009, Felipe Calderón Hinojosa desintegró Luz y Fuerza del Centro y el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) el supuesto mensaje era la lucha contra los dirigentes corruptos y los contratos colectivos absolutamente ventajosos y por encima de la mayoría de los trabajadores.

En la cena de fin de año de 2009, en el casino militar, pregunté a Calderón por qué no acababa con Romero Deschamps y ese sindicato, el que dirigía por decisión de Salinas de Gortari cuando Joaquín Hernández Galicia, La Quina, fue encarcelado en 1989.

El entonces líder apoyó a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en la elección de 1988 y Salinas no se lo perdonó. En enero de 1989 lo mandó a la cárcel, acusado de homicidio y narcotráfico.

-No, imagínate, me paralizan el país. Ese es otro tema, más grave, más complicado, me dijo.

-Pero hay igual o más corrupción, permitida por los gobiernos. Saquean a Pemex.

-No es fácil, respondió y se fue a otra mesa.

Desde que comenzó el gobierno de López Obrador, el hoy ex trabajador de Pemex y futuro jubilado -si le autorizan el trámite, previsto en la ley y en el contrato colectivo de trabajo- sabía que su futuro estaba escrito: el retiro o la cárcel.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), que encabeza Santiago Nieto Castillo tiene abiertas diversas auditorías y líneas.

Sólo es cuestión de que Andrés Manuel quiera para que Romero Deschamps vaya a prisión.

Esa es la clave del exhorto:

-Coopela o cuello, versión 4T.

 

Más muertes

Por otro lado, se cumple un año de la primera muerte por Covid-19 en México y hoy ya son 230 mil muertes oficiales.

La Secretaría de Salud (SSa) reporta 195 mil 119 muertes hasta ayer, a las que deben sumarse las 33 mil 641 que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) halló entre enero y agosto de 2020, no contabilizados por Salud.

Y eso, con cifras oficiales.

Desde el 18 de marzo de 2020, la cifra ha ido creciendo exponencialmente.

Hugo López-Gatell Ramírez, zar anticovid del gobierno federal, dijo el 4 de junio de 2020, que el cálculo era seis mil, ocho mil, doce mil 500, hasta 28 mil, que redondea en los 30 mil. Incluso un escenario muy catastrófico que podría llegar a 60 mil.

Hoy es cuatro veces esa cantidad.

Más los que se añaden diariamente.

Un 18 de marzo de paradojas.

¡Vaya 18 de marzo!

 

Vámonos: Y la gasolina sube y sube. López Obrador subsidia y subsidiará más para intentar que ya no suba.

Y no que baje.

 

albermontmex@yahoo.es             @albermontmex