Adeudos del STC con hospital pone en riesgo salud de trabajadores

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (SNTSCT) alertó que la administración del STC pretende prescindir del Nuevo Sanatorio Durango, el cual ofrece servicios hospitalarios a los trabajadores del Metro y sus familias.

Reprochó que justo ahora, en pleno semáforo rojo por COVID-19, la dirección del Metro, a cargo de Florencia Serranía Soto, se ha abstenido de pagar adeudos que se tienen con dicho nosocomio y han optado por mantener sin renovar el contrato de servicios correspondientes para sustituir los servicios del Sanatorio Durango.

Por ello, advirtió a la directora del Metro que no admitirá que se ponga en riesgo el servicio médico en el Hospital Durango, por una administración patronal irresponsable e improvisada, que juega con los derechos humanos de los trabajadores y sus familias, en el caso del derecho a la salud.

El Comité Ejecutivo del gremio aseguró que no permitirán que las acciones unilaterales de la administración del Sistema de Transporte Colectivo, de afectar la prestación del servicio médico, adquirido hace 25 años, y de violentar el derecho a la salud de los trabajadores del Metro, en plena emergencia sanitaria por COVID-19 y semáforo rojo en la Ciudad de México.

El SNTSCT denunció que las autoridades de la empresa idearon habilitar las clínicas del STC, con excepción de la clínica Cuauhtémoc, para que brinde servicio hospitalario a pacientes COVID-19.

A cuyo efecto dispone unilateralmente en el personal médico, de enfermería y administrativo de cada clínica se integre un rol para trabajo nocturno, sin considerar que muchos de los médicos y personal de enfermeras cuentan con contratos vigentes para trabajar en servicio nocturno en otras instituciones, agregó.

“De procederse como lo están imponiendo las autoridades, las clínicas dejarían de prestar el servicio de atención de enfermedades menores, porque los espacios de que dispone estarían expuestos a contaminarse y ser un foco de infección para quienes acuden normalmente a recibir atención, como mujeres embarazadas, personas de la tercera edad o niños”, precisó.

Además, señaló que no se cuenta con personal médico especializado para resolver las complicaciones de los pacientes COVID-19, no hay equipo de seguridad personal, no hay medicamentos ni especialistas inmunólogos y neumólogos.

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo consideró irresponsable la actitud de estas autoridades, al poner en riesgo que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) clausuró las clínicas por no cumplir con los lineamientos para que una institución preste servicios médicos de segundo nivel.

Ello, añadió, por su terca actitud de prescindir de los servicios de nuevo sanatorio Durango, porque resulta falso que nuestro sindicato tenga algún interés insano por mantener los servicios de ese hospital, pues de acuerdo con lo previsto en el Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo para resolver todo lo relativo a la prestación de los servicios médicos empresa y sindicato constituyeron el Consejo General Médico, mismo que los términos del artículo 121 del citado reglamento dice.

“En caso de terminación o rescisión de los contratos con los hospitales, clínicas de rehabilitación, farmacias y laboratorios de análisis clínicos actuales el Consejo General Médico seleccionará y propondrá a el Sistema para su contratación, nuevos hospitales, clínicas, farmacias y laboratorios de igual o mejor categoría, de acuerdo a los estudios y análisis que realice dicho Consejo y la contratación se efectuará conforme a la normatividad de la materia”, destacó.