Arrancan sin fuerza

6Ya están en marcha todas las campañas electorales en las que 10 partidos políticos nacionales y otros más locales, en distintas entidades del país, buscarán el voto de cerca de 94 millones de ciudadanos empadronados para renovar las 500 curules de la Cámara de Diputados y 15 gubernaturas, entre otros puestos de elección popular,  en disputa este 6 de junio.

A dos meses de las elecciones el arranque de los candidatos se ve sin fuerza y con aún menor penetración en el ánimo del electorado, más preocupado por el avance de la vacunación que de la lucha política entre el gobierno y sus partidos aliados, contra la oposición que no atinó a la selección de buenos candidatos ni a definir sus propuestas, más allá de la mera crítica, sin eco social.

Las restricciones de movilidad y cercanía que impone la pandemia es un inédito obstáculo más para los candidatos de cualquier signo, que se ven obligados a concentrar buena parte de sus esfuerzos en campañas digitales, redes sociales principalmente, sin lograr llegar a las mayorías de votantes.

El bombardeo de spots por radio y televisión de todos los partidos resulta tan prolijo como inútil, de acuerdo a la experiencia vivida en anteriores procesos electorales, salvo contadas excepciones.

El uso, no hay otro nombre, de personas de mucha o poca fama tampoco ha dado resultados en campañas anteriores por lo que se espera pase lo mismo ahora por más que se llegue a extremos como el Fuerza por México, de querer abanderar a Onésimo Cepeda, ex obispo de Ecatepec, como candidato a diputado local por el estado de México.

Onésimo no goza de buena fama, pues nada hizo por la fe en Ecatepec y menos por las muchas carencias de sus habitantes, pero sí destacó por sus excentricidades, sus autos de super lujo, y el juego de golf.

Con las encuestas a favor del partido en el poder y sus candidatos, con poca o nula oferta de la oposición y campañas sin interés, se integra un cocktail que mucho ahuyenta de las urnas.

Todo ello hace que estos comicios no despierten mucho interés en la ciudadanía. La votación efectiva muy difícilmente rebasará los 50 millones de sufragios, esto apenas poco más de 50 por ciento, si bien nos va.

SUSURROS

Para ejemplificar en detalle lo dicho líneas arriba, se puede citar el actual escándalo escenificado por el actor Alfredo Adame, que no llama a votar por él ni a su familia, cuando asegura que se va a “chingar 25 millones de pesos” de los 40 que recibirá para su campaña a diputado federal.

En un audio dado a conocer, cínicamente el actor postulado por el partido Redes Sociales Progresistas, asegura que ya habló personalmente con Fernando González, presidente de ese órgano político, y con Elba Esther Gordillo, quien él mismo asegura, es la dueña del partido.

Lo dicho por Adame, grabado y revelado en redes sociales, pone al descubierto lo que muchos candidatos y partidos, que se saben perdedores, hacen. Jalar unos cuantos votos para lograr mantener el registro y quedarse con buena parte del dinero de las campañas, dinero de todos los mexicanos que pagamos impuestos.

mail: salvadormartinez@visionmx.com Twitter: @salvador_mtz

ooOoo

 

 

Deja una respuesta