Busca AIBA perdón

La Asociación Internacional de Boxeo Aficionado (AIBA) comienza la semana con nuevo presidente, el ruso Umar Kremlev, y con nueva constitución que limita el poder de la presidencia, movimientos con los que espera ganarse el perdón del Comité Olímpico Internacional (COI), que la suspendió de funciones el año pasado por irregularidades económicas y de gobernabilidad.

Kremlev se impuso en las elecciones presidenciales después de tres rondas de votación, celebradas por vía telemática. En la primera fue eliminado el azerbaiyano Suleyman Mikayilov y en la segunda el emiratí Anas Al Otaiba.

En la siguiente ronda, Kremlev recibió 86 votos, por 45 del holandés Boris van der Vorst y 19 del marroquí Mohamed Moustahsane, presidente interino desde que en 2019 dimitió el uzbeko Gafur Rakhimov, acusado de narcotráfico.

La nueva constitución del organismo recibió 84 votos a favor, 25 en contra y 21 abstenciones.

“Seamos claros: la reconstrucción de la AIBA no será fácil y no ocurrirá de la noche a la mañana”, dijo Kremlev tras su elección. Su misión prioritaria, añadió, será recuperar la credibilidad de la AIBA, lo que incluye, dijo, “restaurar su estatus olímpico”.

La suspensión de la AIBA por parte del COI, que ha “tomado nota” de los pasos dados por la Asociación, supuso que le fueran retiradas las ayudas económicas del Movimiento Olímpico así como la organización de los torneos clasificatorios para los Juegos de Tokio 2020.

Además, el COI ha reducido de 286 en Tokio 2020 a 252 en París 2024 la cuota de participantes en boxeo y pasará de 8 pesos masculinos y 5 femeninos a 7 y 6, respectivamente, aunque con el mismo número de participantes por sexo, 126.