CFE y Pemex terminan 2020 con pérdidas considerables

Pierde CFE…

Al cierre de 2020, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dio a conocer que tuvo una pérdida neta de 78 mil 920 millones de pesos; el pasivo total de la CFE se incrementó en 8.0 por ciento, como resultado de la revaluación del pasivo por arrendamiento y de la deuda contratada en dólares, debido a la depreciación del peso frente al dólar por 5.9 por ciento al cierre de diciembre 2020.

Adicionalmente, el pasivo por arrendamiento se incrementó en 40 mil 831 millones de pesos, equivalente al 7.2 por ciento, mientras que la deuda incrementó en 10 mil 119 millones de pesos, cifra superior en 2.9 por ciento con respecto al 2019.

Lo anterior, como resultado de los efectos económicos de la pandemia de SARS-CoV-2, la menor demanda de energía, mayor costo de operación y la caída de los precios internacionales del petróleo durante ese año, ya que se observó una depreciación del 5.9 por ciento del peso respecto al dólar, al pasar de 18.84 a 19.95 pesos por dólar del 31 de diciembre 2019 a la misma fecha de 2020.

Explicó que la depreciación que observó el peso mexicano –que en la realidad sí pega en el ámbito de compra y venta de productos al exterior- y el hecho de que la CFE tiene una posición en moneda extranjera pasiva, generó una pérdida por fluctuación cambiaria de 31 mil 770 millones de pesos, lo que afectó el resultado integral de financiamiento, el cual pasó a 90 mil 314 millones de pesos en 2020 en comparación de los 27 mil 965 millones de pesos de 2019.

“Este efecto de valuación de fluctuación cambiaria en el resultado integral de financiamiento revierte la utilidad operativa y origina una pérdida neta de 78 mil 920 millones de pesos “, reconoció y con ello, la utilidad en operación de 19 mil 439 millones de pesos observada al cierre del cuarto trimestre de 2020, prácticamente desapareció.

El pasivo total de la CFE se incrementó 8.0 por ciento como resultado de la revaluación del pasivo por arrendamiento y de la deuda contratada en dólares, debido a la depreciación del peso frente al dólar.

El pasivo por arrendamiento se incrementó en 40 mil 831 millones de pesos equivalente al 7.2 por ciento, mientras que la deuda incrementó en 10 mil 119 millones de pesos, cifra 2.9 por ciento superior a la del 2019.

Al presentar sus estados financieros correspondientes al cuarto trimestre de 2020, en un comunicado señaló que destaca el resultado de operación positivo, originado por la fortaleza operativa y financiera de la CFE, su nivel sólido de liquidez y su adecuada capacidad de pago para cumplir con sus compromisos en tiempo y forma, esto a pesar del impacto en la economía mexicana derivado de la pandemia por el virus SARS-CoV2.

Aseveró que los ingresos acumulados de la CFE al cierre del cuarto trimestre del año pasado ascienden a 503 mil 636 millones de pesos, cifra que representa una reducción de 10 por ciento en comparación con la registrada en el cuarto trimestre de 2019, equivalente a 56 mil 397 millones de pesos.

“Lo anterior se debe a una menor demanda de energía por 12,244 Giga watts/hora, originada principalmente por una disminución en las ventas de energía eléctrica en el sector industrial como resultado de la contingencia sanitaria por SARS-CoV-2, esto a pesar del incremento en el consumo de electricidad en el sector doméstico”, indicó.

La CFE destacó que las tarifas por la energía eléctrica suministrada a los diferentes sectores se han mantenido estables en términos reales, con incrementos menores a la inflación.

En el periodo que se informa, señaló que los costos de operación de la CFE sumaron 484 mil 197 millones de pesos, lo que significó un incremento de cuatro mil 829 millones de pesos, equivalente al 1.0 por ciento, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

“Este efecto neto obedece a dos factores importantes: una reducción en los costos de energéticos y combustibles de 80 mil 216 millones de pesos y al reconocimiento de las obligaciones laborales por 84 mil 889 millones de pesos derivado de las modificaciones en el contrato colectivo de trabajo para el bienio 2020-2022. Esta última cifra no representó una erogación de flujo de efectivo durante 2020”, sostuvo.

Recordó que la actual Administración de la CFE reconoce mediante las modificaciones en el Contrato Colectivo 2020-2022 el compromiso y entrega que han realizado y realizan los electricistas de esta importante Empresa Productiva del Estado para garantizar el suministro de energía a más de 45 millones de usuarios a lo largo y ancho del país en condiciones de calidad, oportunidad, seguridad, eficiencia y economía.

La CFE reiteró que tiene el objetivo de reducir sus costos de producción en la generación, transmisión y distribución de electricidad y los riesgos financieros asociados al pago de sus obligaciones contractuales, mediante una estrategia de coberturas integral y de largo plazo a través del uso, entre otros, de instrumentos financieros derivados.

Señaló que al término del cuarto trimestre del 2020 se generó un EBITDA (utilidades antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) de 97 mil 453 millones de pesos, incluido los efectos de la modificación del contrato colectivo de trabajo y la disminución en los ingresos derivados del impacto de la pandemia de SARS-CoV2.

Respecto al Estado de Situación Financiera, el valor total de los activos de la CFE al cierre del cuarto trimestre de 2020 registró, se dijo, un crecimiento del 3.0 por ciento respecto al cierre de 2019, al ubicarse en dos millones 168 mil 410 millones de pesos, lo cual se explica por el incremento en el rubro de efectivo y equivalentes (28 por ciento), activos por derecho de uso (1.0 por ciento) e instrumentos financieros derivados (260 por ciento), este último para mitigar los riesgos financieros asociados a la deuda contratada.

Por otra parte, el pasivo total de la CFE se incrementó en 8.0 por ciento, como resultado de la revaluación del pasivo por arrendamiento y de la deuda contratada en dólares, debido a la depreciación del peso frente al dólar por 5.9 por ciento al cierre de diciembre 2020. Adicionalmente, el pasivo por arrendamiento se incrementó en 40 mil 831 millones de pesos, equivalente al 7.2 por ciento, mientras que la deuda incrementó en 10 mil 119 millones de pesos, cifra superior en 2.9 por ciento con respecto al 2019.

La CFE no dejó de asegurar que en 2020 implementó estrategias de optimización de sus pasivos financieros, mediante el acceso al mercado de diferentes mercados de capitales que han permitido disponer de recursos para el programa de inversión y de refinanciamiento de obligaciones crediticias en condiciones preferentes.

Destacó la emisión realizada en marzo de 2020 en las Bolsas de Valores de Formosa y Luxemburgo, alcanzando un monto de 900 millones de dólares con la menor tasa de interés en notas de plazos similares (4.05 por ciento en dólares a un plazo de 30 años y vida media 15.5 años).

Y pierde Pemex 

En 2020, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró una pérdida neta de 480 mil 966.3 millones de pesos, 38 por ciento superior a la pérdida de 347 mil 911.1 millones de pesos de 2019.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, dijo que la empresa vivió su mayor crisis como consecuencia de la pandemia y la caída de los precios del petróleo a escala global que impactó a todas las petroleras del mundo.

“El año 2020 fue de gran complejidad para la humanidad y la industria petrolera. La pandemia del covid-19, ocasionó la crisis más severa en toda su historia, los precios bajos del crudo y productos petrolíferos y una caída en el consumo de combustibles, erosionó los flujos de efectivo en todas las compañías petroleras”, dijo a inversionistas.

“Petróleos Mexicanos no fue ajeno a esta situación mundial y enfrentó la peor crisis de su historia; sin embargo, gracias a los avances, ajustes y logros que realizamos en el primer año de la administración la empresa pudo salir adelante”, excusó.

De acuerdo con la información financiera enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), este aumento en la pérdida neta de Pemex se derivó de una caída en ventas de 32 por ciento, al sumar 953 mil 729.8 millones de pesos, contra 1.4 billones de pesos de 2019.

Esta caída en ventas, aunado a mayores gastos de administración, los cuales se incrementaron 12 por ciento, llevaron a que Pemex registrara una pérdida operativa 34 mil 500.5 millones de pesos, que contrasta con la utilidad operativa de 37 mil 029.6 millones de pesos registrada en 2019.

Romero Oropeza aseguró que la empresa productiva del Estado cumplió con los compromisos de pago del servicio de la deuda, las obligaciones de pago de impuesto a la hacienda pública y se logró mantener el flujo de pagos a contratistas y proveedores.

Destacó que por cada peso que invirtió el gobierno en la empresa productiva del Estado, recibió 12.9 pesos de retorno, siendo el mayor contribuyente para el país.

Cabe señalar que en el cuarto trimestre de 2020, Pemex registró una utilidad neta de 124 mil 209.8 millones de pesos, que contrasta con la pérdida neta de 171 mil 543.8 millones de pesos del cuatro trimestre de 2019.