EEUU apuesta por seguir con el diálogo nuclear sobre Irán pese a incidente

Washington, 2 ago (EFE).- El Gobierno estadounidense apoyó este lunes la continuación del diálogo para rescatar el acuerdo nuclear con Irán, al advertir de que cualquier amenaza que provenga de Teherán será más peligrosa si dispone de un programa atómico sin restricciones.

Así se pronunció la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria cuando fue preguntada sobre cómo puede afectar a esas negociaciones el ataque del 29 de julio frente a la costa de Omán contra un buque de propiedad japonesa y operado por una compañía israelí, del que EE.UU., Israel y el Reino Unido culpan a Irán.

En opinión de Psaki, limitar el programa nuclear de Irán a través de la vuelta de Estados Unidos al pacto, conocido como JCPOA en inglés, pondrá a Washington en una mejor posición a la hora de abordar otros problemas.

“Seguimos creyendo que buscar una vía diplomática, buscar una oportunidad para asegurarnos de que tenemos una mayor visibilidad en lo que son sus capacidades nucleares… es en nuestro interés nacional”, dijo la portavoz.

El secretario de Estado, Antony Blinken, prometió este lunes que su país responderá de forma “colectiva” junto a sus aliados al ataque contra el buque cisterna “Mercer Street”, en el que murieron un ciudadano británico y otro rumano, miembros de la tripulación.

En contestación a otra pregunta sobre si EE.UU. apoyará una acción en represalia por parte israelí, Psaki afirmó que “como estado soberano Israel va a tomar sus propias decisiones”, sin dar más detalles.

Irán calificó hoy de “infundadas y provocadoras” las acusaciones sobre su presunta responsabilidad en el ataque, y urgió a los países que le han acusado a que presenten pruebas.

Israel ve a Teherán como una amenaza existencial, bombardea intermitentemente las posiciones de milicias iraníes o aliadas en Siria y se opone a las actuales negociaciones para rescatar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

Por otro lado, simpatizantes de la oposición iraní, residentes en EE.UU., se dieron cita este lunes en el Mall, la gran explanada monumental del centro de Washington DC, para pedir justicia por la ejecución de opositores políticos durante una campaña de represión en 1988 y donde aseguran que jugó un papel el presidente electo, Ebrahim Raisí. EFE