Exlíder del grupo yihadista Al Shabab, ministro del nuevo Gobierno de Somalia

Foto: EFE

Mogadiscio, 2 ago (EFE).- Un exlíder del grupo yihadista Al Shabab, que se afilió a la red terrorista Al Qaeda en 2012, fue nombrado ministro en el nuevo Gobierno de Somalia, anunció este martes el primer ministro somalí, Hamza Abdi Barre.

Mukhtar Robow, uno de los fundadores de Al Shabab y antiguo portavoz de los yihadistas hasta su deserción en 2013, será el titular de Asuntos Religiosos en el Ejecutivo, formado por 26 ministros, indicó Barre al publicar la lista de integrantes.

Robow, de 52 años, llevaba bajo arresto domiciliario desde 2018, cuando fue detenido tras postularse a las elecciones presidenciales del estado somalí del Suroeste, en una operación que causó doce muertos.

El Ministerio de Seguridad Interna de Somalia explicó entonces que fue arrestado porque “sigue siendo una amenaza para el pueblo somalí”, dado que “no ha abandonado su ideología radical”.

El Gobierno somalí sostenía que aún pesaban sobre Robow sanciones impuestas por Estados Unidos en 2008, razón por la que, a su juicio, no podía presentarse a las elecciones.

Washington llegó a ofrecer una recompensa de cinco millones de dólares por información que condujera a su captura.

La designación del exyihadista puede responder a una estrategia de reconciliación del presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud, vencedor de las elecciones de este 15 de mayo y quien prometió en su investidura terminar con Al Shabab en un país muy dividido, según medios locales.

“Me siento honrado de publicar la lista del nuevo Gabinete de Somalia que lideraré para cumplir con nuestras prioridades nacionales favorables”, afirmó el primer ministro en su cuenta de la red social Twitter.

El nuevo Gobierno, que debe aprobar el Parlamento, “tiene la tarea de cumplir prioridades políticas clave para hacer que nuestro país sea seguro, progresista y próspero para nuestros ciudadanos”, agregó Barre.

Al Shabab perpetra a menudo ataques terroristas en Mogadiscio y otros puntos de Somalia para derrocar al Gobierno central, apoyado por la comunidad internacional, e instaurar por la fuerza un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Además, el grupo controla varias zonas de Somalia, sobre todo áreas rurales en el centro y el sur, y ataca también a naciones vecinas como Kenia o Etiopía.

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE

Deja una respuesta