Gasolina dispara inflación en 3.54%

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) resultó en enero pasado, de 3.54 por ciento, lo que significó un incremento con respecto al 3.15 por ciento que se registró en diciembre del año pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se observó que hubo un aceleramiento por el incremento de energéticos y algunos productos alimenticios, y representó su mayor nivel desde octubre del año pasado, cuando se posicionó en 4.09 por ciento.

De esta forma las gasolinas de bajo y alto octanaje, el gas doméstico LP, el plátano y la papa fueron los productos que más impulsaron el alza de los precios durante el primer mes del año, mientras que la cebolla, tomate verde, chiles frescos, chile serrano, el transporte aéreo y los servicios turísticos en paquete presentaron las bajas más acentuadas.

El índice de precios subyacente, que es aquel que excluye de su contabilidad los productos de alta volatilidad de precios, tuvo una variación de 3.84 por ciento anual, la más alta desde octubre del 2020, cuando registró 3.98 por ciento.

En su interior, los precios de los servicios se ubicaron en 2.13 por ciento a tasa anual, su nivel más alto desde noviembre del año pasado, cuando se ubicó en 2.22 por ciento.

Mientras que el alza en los precios de las mercancías fue de 5.41 por ciento a tasa anual, un descenso a lo registrado en diciembre del 2020, cuando se ubicó en 5.52 por ciento.

La balanza no subyacente, que contabiliza los productos que presentan una alta volatilidad en sus precios, como lo son los productos agrícolas o los combustibles, se incrementó a 2.63 por ciento.

De manera desagregada, los precios de los productos agropecuarios se ubicaron en 2.64 por ciento, mientras que los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno presentaron una alza de 2.62 por ciento, esto respecto al mismo periodo del año pasado.

A tasa mensual, la inflación presentó una variación de 0.86 por ciento durante dicho periodo, de acuerdo con datos del Instituto.

Por entidad federativa, las que tuvieron mayor incremento en los precios fueron Estado de México, Sinaloa, Hidalgo y Baja California.