Gatell, Zipolite y las vacaciones; Bartlett minimiza la falsificación

Bienvenidos al mundo al revés.

Donde hay médicos que se exponen en la primera línea en el combate a la Covid-19 y médicos que vacacionan en Zipolite, Oaxaca.

Donde hay dos mil médicos que se han contagiado y han muerto en la atención de pacientes y médicos que justifican el no uso de cubrebocas.

Donde hay médicos que se dedican a la medicina y médicos que se dedican a la política y se dicen víctimas de la política.

Donde no se aplican pruebas para detectar enfermos porque es un gasto innecesario y donde se regala dinero y se destina a programas y obras sin sustento a costa de recortar en todo, hasta en lo básico.

Donde en el gobierno que comenzó en diciembre de 2018 no hay un solo personaje capaz de reconocer que se equivocó y que tenga el valor cívico y moral de renunciar ante su error e incapacidad y donde hay cientos de saltimbanquis que sólo piensan en el siguiente cargo y mantener la beca y el poder.

Donde falsificar un documento y la firma de éste no es delito, es cosa menor, y donde lo importante es que hubo un incendio de pastizales y acusar a la energía limpia y renovable de saturar las líneas y provocarlo.

Donde se pueden vender equipos a sobreprecio al IMSS y donde hay decenas de proveedores que fueron hechos a un lado.

2021, el año en el que se decidirá en la elección más grande de la historia en México el de por sí poco halagüeño futuro de este gobierno, que llegó con el apoyo de 31.1 millones de mexicanos, comenzó frío, pero se ha calentado.

En Canadá o en Dinamarca, que Andrés Manuel López Obrador utilizó como ejemplo cuando dijo que México tendría un sistema de salud igual o mejor, si un subsecretario de Salud se hubiera ido de vacaciones cuando la epidemia de coronavirus está en su punto máximo, ya habría sido cesado.

O habría renunciado.

Bienvenidos al mundo al revés.

Hugo López-Gatell, zar anticovid desde febrero de 2020, volvió a ser ejemplo, guía… de cómo no hacerlo, de cómo no acatar las indicaciones y el protocolo.

No puede encabezarse una encomienda cuando se es el primero en violar las reglas, las disposiciones.

Pero, ¿qué sucedió?

Andrés Manuel ni siquiera fue capaz de llamarle la atención.

Todo lo contrario.

Dijo que está en su derecho, que ha trabajado mucho y que es un funcionario de primera.

López-Gatell, lejos de ofrecer una disculpa, volvió a asumirse víctima de una conspiración de la ultraderecha y de quienes buscan el poder por el poder con un manejo electorero de la fotografía en la que se le ve sin cubrebocas, en un restaurante de playa del hotel El Alquimista.

– Fui, como podría haber ido a casa de un familiar aquí, pero fui allá, llegué, me recluí en la casa, un día salimos a comer, no a pachanguear, y es absurdo que piensen que vamos a estar usando cubrebocas cuando consumes alimentos.

Hasta donde yo sé, es imposible comer con cubrebocas.

Estaba en un restaurante, pues en Oaxaca sí están abiertos los establecimientos, dijo.

El reclamo de quienes sí respetan a sus semejantes no saliendo de casa y utilizan cubrebocas es porque el subsecretario debe ser el ejemplo, no por sus derechos.

Esto es un tema de sentido común.

¿Cómo se puede vacacionar y ser tan insensible, cuando están muriendo mil mexicanos diariamente y ya son 130 mil, según la lista oficial?

¿Cómo se puede hacer una fiesta de cumpleaños, por ejemplo y no es el caso, cuando se sabe que a unos kilómetros, quizá metros, hay personas, seres humanos, agonizando?

Eso es asunto de empatía, de solidaridad.

Hasta de principios.

Que es su derecho y que trabaja diariamente horas, cierto.

Nadie ha negado ese derecho laboral, las vacaciones.

Pero, insisto, política y moralmente es absolutamente incorrecto e inaceptable.

Bienvenido al mundo al revés.

 

¿Y qué tal Bartlett?

Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) minimizó ayer que el documento presentado horas después del apagón del 28 de diciembre Dia de los Inocentes, por cierto- sea falso.

Tal como acusó el gobierno de Tamaulipas -también, como López-Gatell, se dijo que era un uso electorero-, el documento de Protección Civil y la firma son fake.

Falsificados.

Y eso es un delito.

Pero, para el señor Bartlett, al que se le cayó el sistema en 1988, aunque lo ha negado siempre, eso es lo de menos. El tema, la nota, como se dice en el periodismo, es que hubo incendio, que se prendió el pasto y que se dio el apagón.

Y la falsificación ya se investigará.

Por si fuese poco, ahora se irán contra la energía limpia y renovable.

Desde el primer día se dijo que recargaron las líneas.

Ahora, de por sí ya los ha apretado, limitarán la producción de esa energía.

Bienvenidos al mundo al revés.

 

Recoge cascajo el PAN

Marko Cortés, líder del Partido Acción Nacional (PAN), ahora sí se resbaló, y gacho.

¿A quién se le ocurrió que era buena idea anunciar que se abren las puertas a los frustrados candidatos de Movimiento Regeneración Nacional (Morena)?

Absoluto error.

Contradictorio, como Morena y como todos, absolutamente todos los partidos y políticos, faltos de inteligencia y valores.

Repetir lo que se ha criticado.

Lo que ha hecho el PRI, lo que ha hecho el PRD.

Recoger cascajo para tener, en teoría, más votos y dar más pelea.

¿Tan mal están en el PAN como para recibir -si fuese el caso- a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, hermano de Irma Eréndira, secretaria de la Función Pública, quien fue echado de la candidatura por miedo a Félix Salgado Macedonio, para Guerrero?

Qué ridículo.

 

Vámonos: Feliz 2021 y que haya salud, principalmente. Lo demás, como dicen los abuelos, como sea.

 

albermontmex@yahoo.es       @albermontmex