La pandemia y la violencia en México

Segunda/Parte

“Estamos actualmente en una situación bastante compleja, difícil de poder tratar, en temas de violencia. Nuestra historia muy reciente, de hace 15 años al menos, sobre los incrementos de homicidios dolosos e incidencias delictivas, coloca a nuestro país en uno de los primeros lugares a nivel mundial en inseguridad, algo muy complicado para la construcción de la paz, así lo afirmó en exclusiva Salvador Maldonado Aranda, investigador del Colegio de Michoacán. 

“Desde que inició la guerra abierta contra el narcotráfico, en lugar de haber tenido una disminución de los niveles de violencia, fue todo lo contrario, se expandió a los niveles más altos de la vida cotidiana de los mexicanos, por lo que se le llamó una guerra fallida, a la del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa”

“A pesar, de las recomendaciones internacionales, que se dieron desde la ONU, de las ONG’s nacionales de derechos humanos, sobre las políticas de seguridad que utilizó el Estado, fundamentalmente la fuerza, para contrarrestar la violencia asociada a grupos del crimen organizado, en lugar de generar mejores niveles de convivencia, nos llevó a una espiral enormemente difícil y traumático para muchas familias que lo han padecido”, explicó Maldonado Aranda, doctor en Antropología por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). 

“Los estados de la república mexicana, que históricamente, se ha movido el crimen organizado  a sus anchas son: Tamaulipas, donde nació el grupo de los Zetas; Sinaloa, del cartel de Sinaloa, que no ha perdido sus bases de poder. Las regiones del occidente, que involucra a Nayarit, Jalisco, Michoacán, Guerrero;  Morelos; parte del Valle de México; Veracruz y el Bajío, por mencionar los más preocupantes”

Salvador Aranda, autor de tres libros, dos de los cuales tratan temas de narcotráfico, seguridad, territorio y crimen organizado en México, afirmó que “estos estados, se han mantenido bajo un asedio histórico, por parte de los diferentes grupos del crimen organizado a pesar de las políticas que se han pretendido innovar, pues hasta ahora los índices y estadísticas nos indican que los problemas de violencia  siguen siendo igual o peores que los años anteriores, a nivel cotidiano”

“Se llegó a una decisión, que éstas políticas tendrían que cambiarse, que en lugar de confrontar al crimen organizado, se deberían atender las causas que lo originan, entre las acciones que se implementaron, fueron apoyar  a los jóvenes y fortalecer la Unidad de Inteligencia Financiera. Puntos que parecían bastantes coherentes, que pensamos se llevarían a fondo y no. Con la aparición de la pandemia, falta de presupuesto y otros factores, se tuvo que replantear estos esquemas de prevención de inteligencia y el seguimiento de las mismas” lo afirmó salvador Aranda, conferencista internacional y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SIN), Nivel II. 

“Las prioridades presupuestales de parte del gobierno federal, fueron para el combate a la pandemia. Por lo que el fondo del fortalecimiento de las policías, contratación, capacitación, seguridad, armamentos y equipos sofisticados, para los municipios y los estados, proporcionalmente fueron desaparecidos y todo esto ha tenido un impacto muy grande en la debilidad en cuerpos de que deberían asegurarnos, como una prevención, de las violencias que cotidianamente se registran”, explicó Salvador Aranda, editor de cuatro libros sobre violencia, inseguridad y organizaciones civiles en defensa de los derechos humanos.

“No enfrentar al crimen organizado, para no cometer el mismo error del pasado, fue otro factor, que ha generado una especie de vacío, en ciertos espacios, en ciertos territorios y esos vacíos han sido aprovechados por algunos grupos del crimen organizado, para poder expandirse más su organización a nivel local y regional, a una velocidad inimaginable, incluso más fuerte que los años anteriores” concluyó.

La impunidad, ha sido otro factor importante, los ministerios públicos, redujeron considerablemente la atención directa hacia la gente, precisamente por la pandemia, falta de equipo y personal en esas oficinas, debido a los recortes presupuestales, las denuncias de la población, se han quedado pasmadas en el olvido.

Premio Nacional de Periodismo 2008 y 2016. Premio Nacional de Locución 2017. Premio México de Periodismo 2013. ferfuentesmty@hotmail.com Twitter: @ferfuentesmty

Deja una respuesta