Los talibanes califican de “propaganda” acciones de EEUU contra el EI

Kabul, 23 nov (EFE).- Los talibanes calificaron hoy de “propaganda” la decisión tomada ayer, lunes, por EEUU de considerar como “terroristas globales” a tres líderes de la rama afgana del Estado Islámico (EI) y aseguraron que estos no representan una amenaza en Afganistán, pese a estar detrás de la mayoría de los ataques letales que han tenido lugar en el país desde que ellos tomaron el poder, el pasado 15 de agosto.

“Los medios de comunicación son testigos de que no hay ningún movimiento serio del Estado Islámico (EI) que suponga una amenaza en el país o para otros países”, dijo a Efe el portavoz adjunto de los talibanes, Bilal Karimi.

Entre los tres dirigentes del EI mencionados en la declaración de EEUU figura Sanaullah Ghafari, también conocido como Shahab al-Muhajir, comandante del Estado Islámico de Khorasan (EI-K), como se denomina la rama afgana del grupo terrorista y al que se considera enemigo encarnizado de los talibanes, sobre todo por razones estratégicas y políticas, aunque compartan en buena medida las mismas fuentes ideológicas y doctrinales.

Ghafari fue designado por la dirección del EI para dirigir el EI-K y es responsable de aprobar todas las operaciones en Afganistán y de organizar la financiación para realizarlas, según el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Los dos otros dos “terroristas globales” son Sultan Aziz Azam, que ha ocupado el puesto de portavoz del grupo terrorista afgano, y Maulawi Rajab, también conocido como Maulawi Rajab Salahudin, “un dirigente de alto nivel” del EI-K en la provincia de Kabul, al que se le atribuye los planes de ataque cometidos en la capital afgana.

Según el portavoz talibán “esta es una especie de propaganda y publicidad para la magnificación del EI, las personas enumeradas en la declaración de EE.UU. son personajes desconocidos, incluso uno de ellos hace varios años fue ya asesinado”, aseguró.

A juicio del analista político afgano Zabi Ullah Saeedee “la estrategia de Estados Unidos contra el terrorismo es solo un engaño”, y con esta declaración intenta “iniciar un nuevo capítulo con sus aliados y recuperar la credibilidad perdida”.

“Su batalla contra el terrorismo es solo un engaño, como lo demostraron al derrocar a la República Islámica de Afganistán y allanar el camino para el terrorismo. Por eso no encuentro esta batalla o estrategia beneficiosa contra el terrorismo”, refiriéndose a la caída del Gobierno afgano tras la retirada de las tropas estadounidenses.

Pese a la llegada de los talibanes al poder el pasado 15 de agosto, la situación de seguridad de Afganistán continúa siendo inestable.

Aunque la retirada de las tropas internacionales, y el fin de la guerra con la victoria de los talibanes suponía el fin de los enfrentamientos y ataques, el país ha sufrido varios de los más sangrientos atentados, como el vivido en el aeropuerto de Kabul el pasado mes de agosto, reivindicado por el EI, que dejó al menos 170 muertos. EFE