Matan al exgobernador Aristóteles Sandoval

El exmandatario de Jalisco fue atacado a tiros en un restaurante de Puerto Vallarta

El exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, murió el viernes baleado por la espalda en el baño de un restaurante del centro turístico Puerto Vallarta, informaron autoridades de esa entidad, considerada una de las más violentas del país por la acción de los cárteles de droga.

El fiscal estatal, Gerardo Solís, dijo en redes sociales que sobre las 01.40 hora local (0740 GMT) Sandoval se levantó de la mesa del restaurante donde cenaba con otros comensales y fue al baño. Ahí fue “atacado al parecer por un sujeto de manera directa, con arma de fuego por la espalda”.

En una entrevista radiofónica posterior, Solís detalló que cuando los guardaespaldas del exgobernador (2013-2018) salían del local para llevarlo al hospital fueron atacados a tiros por entre ocho y 10 hombres. Uno de los miembros de la seguridad del exfuncionario fue herido grave e intervenido de urgencia.

Según el fiscal, Sandoval llevaba solo dos guardaespaldas, de los 15 que tenía a su disposición. “No comentó haber recibido ningún tipo de amenaza, por el contrario se le veía tranquilo”, afirmó, al revelar que el exgobernador siempre dejaba a su seguridad afuera de los restaurantes a los que iba.

Solís detalló también que el personal del establecimiento será investigado porque “manipuló completamente la escena de los hechos” antes de la llegada de los peritos, limpiando manchas de sangre, huellas e incluso llevándose las cámaras de seguridad, “con el ánimo de entorpecer a la justicia”, denunció.

Más tarde, en rueda de prensa, Solís informó que han recolectado evidencia tanto en el restaurante como en dos hoteles de la zona, además de haber realizado cateos en el lugar de los hechos y locales aledaños.

El funcionario recordó que la investigación avanza pese a que los trabajadores del restaurante manipularon la escena del crimen.

El lugar está resguardado por decenas de policías municipales y estatales, así como por miembros de la Guardia Nacional, quienes realizan un operativo en los municipios vecinos para capturar a los responsables.

 

ATRACTIVO TURÍSTICO Y CRIMINAL

En los últimos años, Puerto Vallarta ha sido escenario de episodios de inseguridad, entre los que destaca el plagio de los hijos del Chapo Jesús Alfredo Guzmán Salazar e Iván Archivaldo Guzmán, secuestrados en un restaurante por un grupo de hombres armados en 2016.

En noviembre pasado, un comando armado secuestró al empresario inmobiliario Felipe Tomé cuando se dirigía a su domicilio en esa ciudad portuaria y posteriormente apareció muerto en el vecino estado de Nayarit.

Los actos de violencia en la ciudad cobran relevancia porque, junto a Cancún y Los Cabos, Puerto Vallarta se considera uno de los principales destinos turísticos de México con especial atractivo para visitantes internacionales.

 

UN POLÍTICO VIGILADO

Sandoval contaba con un equipo de seguridad de vehículos blindados y 15 guardaespaldas, pero solo dos de ellos estaban con él al momento del atentado.

El político nació en 1974 en Guadalajara, la segunda ciudad más poblada de México, de la que fue alcalde entre 2010 y 2012, antes de ser gobernador de Jalisco entre 2013 y 2018 por el PRI.

Su gestión estuvo marcada por asesinatos de colaboradores cercanos como el de 2013 del exsecretario de Turismo Jesús Álvarez, quien era dueño de lujosos inmuebles en Puerto Vallarta; el del presidente del PRI de Jalisco Javier Galván, en 2015, y el atentado que sufrió el entonces fiscal general del estado, Luis Carlos Nájera, en 2018.

Durante su mandato, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) protagonizó más de 50 bloqueos e incendios en diferentes puntos del estado, entre ellos Puerto Vallarta y Guadalajara el 1 de mayo de 2015, tras el llamado “Operativo Jalisco” en el que el Gobierno federal buscaba capturar a Nemesio Oseguera, “El Mencho”, líder de esa organización.

Al final de su gestión, en febrero de 2018, Sandoval, admitió que “contuvo” pero “no logró controlar” al CJNG, al que calificó como el “más poderoso”.

También argumentó que en ese momento enfrentaba “un reacomodo” en la zona metropolitana de Guadalajara que generó una ola de asesinatos a inicios de ese año y que “logró infiltrar” a las policías municipales.

 

ALERTA NACIONAL

Rogelio Barba, miembro del Observatorio de Seguridad de Jalisco, dijo a Efe que este atentado fue “impune, claro, efectivo y bien organizado”, por lo que debe poner en alerta al Gobierno estatal y al federal.

“Tiene que ver con la lucha contra la delincuencia o bien con que quienes tienen que ver con la seguridad están expuestos a este tipo de ataques”, explicó.

El experto indicó que este homicidio es resultado de una “estrategia de seguridad fallida” del gobernador Enrique Alfaro, del liberal Movimiento Ciudadano (MC).

La familia de Sandoval lamentó la pérdida de quien calificó como “un hombre ejemplar que dedicó su vida al servicio público con la clara convicción de acabar con la desigualdad a través de la innovación social”.

El cuerpo del exmandatario local permaneció en el Servicio Médico Forense del puerto hasta mediodía cuando se trasladadó a Guadalajara, donde este sábado será objeto de homenajes de cuerpo presente en el Palacio de Gobierno y en la sede de su partido. (Reuters y EFE)