Muerto el rey, ¿viva Biden?; ahora AMLO hasta dice coincidir con él

Tuvieron que pasar más de dos meses para que Andrés Manuel López Obrador aceptara, por fin, que Donald Trump se ha ido y que ahora, deberá tratar con Joe Biden.

En la mañanera, que Elena Poniatowska y los conservadores enemigos del sistema, incluidos, según Andrés Manuel, quieren que termine porque irrita y harta, extrañamente le deseó suerte y hasta dijo coincidir con él en tres puntos principales:

Atención a la pandemia, reactivación económica y migración.

López Obrador envió un mensaje conciliador.

Absolutamente distinto.

Será porque, ahora sí, Trump ya no puede hacer nada.

Ya ni cuenta de twitter tiene y, mucho menos, de facebook.

Ahora sí, aplica la frase “muerto el rey, viva el rey”.

Mientras el del copete güero ya estaba en Florida, a donde decidió refugiarse para vivir su depre junto a Melania -mientras ésta no decida dejarlo como La Gaviota a Enrique Peña Nieto cuando se terminó el poder-, en Palacio Nacional, donde se fue la luz oootra vez, López Obrador deseaba que sea para bien del pueblo estadunidense el relevo en la Casa Blanca.

-Aprovecho para desear que todo salga muy bien, que esta ceremonia se lleve a cabo con tranquilidad, paz, que sea para bien del pueblo de Estados Unidos, que son nuestros vecinos, nuestros hermanos, y no olvidar que en Estados Unidos trabajan y viven 38 millones de mexicanos.

Así que es muy importante la llegada de un nuevo presidente a Estados Unidos. He estado leyendo y coincido en sus tres planteamientos principales:

– Que se atienda de inmediato lo de la pandemia, que les está afectando mucho, igual que a nosotros y a otras naciones.

Lo segundo, que es muy importante, es la reactivación de la economía.

– Que se destinen fondos. Esto adicionalmente nos beneficia, nos ayuda, por la integración económica que existe entre Estados Unidos y México.

Y lo tercero, que es lo que más tiene que ver con México es el plan migratorio.

¡Ah, pero no dejó pasar la oportunidad de presumir que él lo dijo primero!

Que allá por 2010 o 2011 le entregó una carta en la que planteaba una reforma migratoria, que era necesario legalizar, regularizar a los millones de connacionales que se fueron en busca de un mejor porvenir, que en México nomás no existe ni existirá, cuando menos en el corto plazo.

Así, López Obrador ha enviado a la reserva, como se dice en el mundo de los abogados, el expediente Trump y ha iniciado la carpeta Biden.

Por la tarde, el secretario de Relaciones Exteriores y secretario de Gobernación de facto, Marcelo Ebrard Casaubon, hasta tuiteó que el gobierno mexicano está feliz como una lombriz con la llegada de el señor Biden y con la cancelación que éste hizo del muro que Trump utilizó para ganar en 2016 y que no concluyó.

Es evidente que Andrés Manuel lo ha puesto a trabajar para iniciar una operación cicatriz.

 

Calma a Gertz Manero

De hecho, el rechazo de López Obrador a que Alejandro Gertz Manero, fiscal carnal, titular de la general de la República, lleve a instancias internacionales el caso Salvador Cienfuegos y la DEA (Drug Enforcement Administration) evidencia que no quiere choques, por ahora, con el gobierno entrante y que, todo lo contrario, ahora se enfocará en coquetearle.

 

No será fácil

Aunque en el primer día Biden cumplió con lo prometido, al cancelar la construcción del muro, firmar la iniciativa de reforma migratoria, echar abajo la obligación de México a recibir a los solicitantes de asilo y el respaldo al DACA, programa de apoyo a los dreamers o jóvenes que llegaron de niños a Estados Unidos, el panorama no es fácil.

Los demócratas y Biden en especial son partidarios de las energías limpias y el gobierno de Andrés Manuel utiliza procesos arcaicos con Rocío Nahle, secretaria de Energía, a la cabeza, apoyada en el inexistente director de Petróleos Mexicanos, su compadre Octavio Romero Oropeza, y en el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz.

Asi mismo, durante la renegociación del Tratado de Libre Comercio, llamado TMEC, exigían inspectores en México para vigilar el cumplimiento de las leyes laborales y el incremento de salarios.

 

Cubrebocas

Biden firmó ayer también la obligatoriedad del uso de cubrebocas en todas las oficinas públicas, algo que Andrés Manuel no ha querido hacer en México.

Es más, se niega a utilizarlo y sólo lo hace cuando no tiene otra opción.

Ese también será un tema complicado.

Biden ha declarado que inyectará recursos multimillonarios para acabar con la epidemia, algo que López Obrador no ha querido hacer.

Ni pruebas quiso aplicar, asesorado por Hugo López-Gatell, el subsecretario de Salud que tampoco aceptó jamás el beneficio del cubrebocas.

 

Vámonos:  Gerardo Fernández Noroña ahora se dice perseguido. Acusa al Trife de pretender evitar su reelección. Farsante.

 

albermontmex@yahoo.es              @albermontmex