No hay que generar expectativa ante ligero crecimiento; necesario blindar cadenas de valor

La situación no podría ser más apabullante para la economía del país y el sector industrial, de llevarse a cabo un nuevo cierre de las unidades industriales por el incremento de contagios de Covid-19.

Desde ahora, el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), estimó que para el cierre de 2020, México podría perder 920 mil empleos formales por efecto del SARS-Cov-2, así como situaciones estacionales, por lo que es necesario crear las condiciones para reactivar el empleo y poder recuperar en 2021 mínimo 550 mil puestos.

De ahí que, el director del organismo, José Luis de la Cruz señaló que la caída del segundo semestre de este año será de casi 6.4 por ciento, lo que esto implicaría que el PIB del año, retrocederá 8.5 por ciento, por lo que consideró que las caídas prospectadas de más de 10 por ciento por otras instituciones, no serán factibles porque los resultados de octubre a diciembre, en materia económica será menos dramáticas.

“Si pensamos que en el empleo formal, diciembre traerá una contracción importante, tanto por efectos estacionales, como por la cuestión estructural que se está empezando a vivir, y en ese sentido, pensamos que se pueden perder 920 mil empleos en la parte formal, y la actividad industrial puede caer hasta 9.8 por ciento, donde el consumo privado y la inversión total, también van a retroceder 8.4 por ciento y 18.4 por ciento, respectivamente”, aseveró.

Expuso que tanto la inversión como el consumo representan 85 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); “esto es lo que debe fortalecerse. La inversión favorece el empleo, el crecimiento y favorece el consumo. La clave está en la inversión”.

De la Cruz señaló que para 2021, la inercia que se tiene puede generar un crecimiento entre 3.5 por ciento y 4.2 por ciento; “pero si caemos a 8.5 por ciento, crecer a 4.0 por ciento pues no es ni la mitad de lo que perdimos, es decir, se debe tener cuidado en no sobredimensionar los beneficios de este crecimiento. Las tareas a realizar serán todavía importantes”, advirtió.

Sostuvo que la producción industrial será uno de los elementos que puede contribuir al mayor crecimiento, “pero aquí la manufactura y el vínculo con Estados Unidos es fundamental y saber leer qué va a ocurrir en la disputa entre China y Estados Unidos, porque esto implica a la manufactura”.

Señaló que si bien habrá cierta recuperación del empleo formal, alrededor de 550 mil, ello no permitirá que alcance a recuperar lo perdido este año y “va a faltar generar lo que se debe de crear por crecimiento de población en 2021 y 2020”.

Por otro lado, el director del IDIC, aseveró que con la llegada de Joe Biden como presidente de Estados Unidos y al creciente número de bloques comerciales, será necesario blindar las cadenas de valor.

De ahí que, aseveró, México debe institucionalizar la relación con la nueva administración de la Unión Americana, y blindar las cadenas de valor que tienen las dos naciones, pero además, junto con Canadá competir contra otras áreas comerciales del mundo.

“México lo primero que tiene que plantear es, que tiene que generar una comunicación institucional, sobre todo con Estados Unidos, para buscar mecanismos de desarrollo industrial, hay que blindar las cadenas en América del Norte, las cadenas productivas, todas las cadenas de valor que hagan funcionar la operación de exportaciones e importaciones en la región y relación con todo el mundo”, comentó.

Expuso que es ahí donde existe el área de oportunidad para establecer cierta estabilidad en el desarrollo de México.

“Esto implica un fortalecimiento de cadenas productivas nacionales, es decir, si necesitamos un programa interno que fortalezca a la industria nacional, porque se requiere financiamiento, que las cadenas logísticas funcionen de manera adecuada, seguridad, certidumbre y generar atracción de inversión global”, señaló.

Asimismo, consideró necesario trabajar sobre todo en el entorno que se está generando (por el Covid-19), porque en California, el 94 por ciento de su producción está en toque de queda, siendo que es la séptima economía del mundo.

Mientras que Minessota también ha confinado sus sectores productivos y Seatle y Michigan, “son primordiales, aunque dijeron que no habrá confinamiento”.

Recordó que Ontario en Canadá “ya tiene restricciones y es el motor industrial de Canadá y tiene vinculación con el sector automotriz con EU y México, es fundamental que lo incorpore a su análisis”, alertó.